Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:XIII BIENAL DE FLAMENCO

Ligeramente perversa

Una nueva versión de la novela de Pierre Louÿs, de la mano de Pepa Gamboa. Una versión que se hace flamenca, fundamentalmente, porque la protagonista es una bailaora flamenca de rompe y rasga. Papel que interpreta Isabel Bayón desinhibidamente y bailando con una alegría y un savoir-faire ejemplares.

Isabel Bayón baila mucho, y muy bien. Las siguiriyas, por ejemplo, a ritmo rápido, que entrañan una gran dificultad, las hace casi sencillas por la fluidez de su discurso. Las cantiñas son una delicia de originalidad y buen gusto. En éstos y otros estilos la Bayón aparece desenvuelta y segura de sí, incluso en ese fragmento en que aparece con ropa interior y se comporta con toda normalidad.

La mujer y el pelele

Baile: Isabel Bayón. Actor: Juan Motilla. Artista invitado: Tomasito. Cante: Juan José Amador y Miguel Ortega. Toque: Jesús Torres y Paco Arriga. Percusión: Juan Ruiz. Teatro Central. Sevilla, 2 de octubre.

El resto del reparto, al servicio de Isabel, está en su punto.Hay un par de apariciones de Tomasito, como invitado, muy en su papel, y el actor Juan Motilla, que está muy entonado como Don Mateo. Juan José Amador, como ciego y como cantaor, brillante en todo momento.

La obra narrativamente es de una gran sencillez, y cuenta la peripecia de los amores y desamores de un maduro galán por una mujer de vida airada que aparece y desaparece en su vida. El escenario es sencillo y funcional, y en él todo discurre satisfactoriamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de octubre de 2004