Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a 5 presuntos miembros del aparato de fronteras de ETA en Vizcaya y León

En la operación han sido hallados material informático, agendas y cartas de etarras

La policía asestó ayer un nuevo golpe a la infraestructura de ETA en Euskadi con la detención de cinco presuntos integrantes del aparato de mugas, encargados de facilitar el retorno a España de los activistas integrados en los grupos de reserva y la huida a los terroristas quemados. Cuatro fueron arrestados en Vizcaya y otro en un hotel de León. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, reveló que en los registros efectuados por los agentes en los domicilios se han incautado de "abundante" material informático, agendas, teléfonos móviles y cartas de miembros de ETA.

Una vez más, el filón de los papeles de Súsper está, en parte, detrás de la operación policial desarrollada en la madrugada de ayer por agentes de la Comisaría General de Información con el apoyo de la Jefatura de Bilbao y bajo la dirección del Juzgado Central número 4 de la Audiencia Nacional. Ibon Fernández Iradi, Súsper, era, según la policía, el jefe militar de ETA y el encargado del aparato de captación, cuando fue detenido por la policía francesa el 19 de diciembre de 2002 en Bayona.

Fernández Iradi logró huir de la comisaría de Bayona dos días después de su arresto, pero el material incautado en su detención facilitó cuatro operaciones sucesivas contra el aparato de captación en los meses de febrero, abril, octubre y noviembre del pasado año. Cuando la policía francesa volvió a detener el 5 de diciembre de 2003 a Súsper, sus papeles habían propiciado la caída de 70 presuntos reclutas de la organización terrorista, cifra que ha alcanzado a día de hoy a 93 presuntos terroristas, según Vasco Press.

Infraestructura de apoyo

La operación de ayer vino precedida por un control policial de la infraestructura de apoyo de ETA en Vizcaya a raíz de una sentencia de la Audiencia Nacional en la que se condenaba a 17 años de prisión a Francisco Javier Sadaba Merino, Íñigo Vallejo Franco, Zigor Orbe Sevilla, Jon López Gómez y Leire Echebarría Simarro por las heridas provocadas al conductor de un autobús que fue atacado en Basauri (Vizcaya).

Al hacerse efectiva la sentencia, en junio de 2000, la policía comprobó que los condenados abandonaban de manera precipitada sus domicilios para sustraerse a la acción de la justicia. La policía comprobó entonces que los condenados recurrieron al apoyo proporcionado por la infraestructura en la que supuestamente estaban integradas las personas detenidas ayer por el Cuerpo Nacional de Policía. Todos ellos huyeron a Francia, salvo Sadaba, que fue interceptado el 3 de julio de 2000 en el tren Barcelona-París cuando intentaba abandonar España, y sucesivamente detenidos, a excepción de Leire Echebarría, a quien la policía sitúa en los grupos de reserva.

En la operación, que comenzó de madrugada, la policía detuvo en sus domicilios de Arrigorriaga (Vizcaya) a Josu Álvárez P., de 33 años y natural de la localidad vizcaína de Basauri; a Amaia Ibarra U,. de 28 años y natural de Bilbao, y a José Ángel Aranguren, también nacido en la capital vizcaína. El cuarto detenido en la provincia de Vizcaya es Óscar Elezeaga, arrestado en su domicilio de Berango. Interior informó ayer de que Josu Álvarez fue en su momento dirigente de la ilegalizada Gestoras pro Amnistía. La policía los trasladó a dependencias de la Comisaría General de Información en Madrid. Ahora se les acusa de dar cobertura a los etarras huidos para pasar la frontera a Francia y de facilitar el retorno a España de los terroristas integrados en los taldes (grupos) de reserva que esperan al otro lado de la frontera para pasar y actuar en España.

El quinto arrestado en la operación policial es Francisco Javier Ganuza, detenido sobre la una de la madrugada en un hotel de la localidad leonesa de La Bañeza donde, según Interior, "se encontraba de manera circunstancial". Posteriormente fue trasladado a Sopelana (Vizcaya), según informó Askatasuna. Ganuza ya fue detenido anteriormente por colaboración con banda armada el 30 de agosto de 1991 por la Ertzaintza (policía vasca) y el 13 de diciembre de 1994, según Interior. El ministro del Interior, que se encontraba ayer en Santiago de Compostela presidiendo el acto central del Día de la Policía en la Plaza del Obradoiro, destacó la importancia de la documentación intervenida a los cinco presuntos miembros de ETA, que ayer era analizada por expertos antiterroristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2004