Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV exigirá rentabilidad para que las cajas entren en el aeropuerto de Castellón

Los representantes socialistas en los consejos de administración de las cajas de ahorro, Bancaja y CAM, exigirán la presentación de un informe de rentabilidad y un plan de negocio como condición para otorgar su voto favorable a la entrada de las entidades en el accionariado de la concesionaria del futuro aeropuerto de Castellón. Así lo determinaron ayer los consejeros en una reunión en la que, tras el análisis de los datos con los que cuentan, se fijó la postura que expondrán ante sus consejos. La intención de los socialistas es contar con una garantía de rentabilidad para "evitar situaciones anteriores", tal como indicaron fuentes socialistas en referencia a las continuas deudas y la suspensión de pagos con las que han tenido que acarrear las cajas en Terra Mítica, embarcadas por el Gobierno valenciano en el proyecto de ocio.

El consejo de administración de Bancaja se reúne mañana y, de momento, explícitamente, el orden del día no refleja que se vaya a tratar la participación de la entidad en la adjudicataria de las obras y la gestión, una UTE formada por FCC, Lubasa y PGP. En cualquier caso, "antes de decidir con premura queríamos tratar el tema para asegurar que se va a trabajar con profesionalidad y, por tanto, con un proyecto rentable", afirmaron las mismas fuentes.

"Yo le dije al presidente de Bancaja que si el aeropuerto suponía un motor para la economía de la provincia, difícilmente se podía entender que la entidad no participase como en otros proyectos como Terra Mítica". El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, justificó así, ayer, la participación de las cajas de ahorro en el accionariado de la concesionaria del futuro aeropuerto de Castellón. Aunque desde diciembre el presidente de la Diputación dice contar con el compromiso "por escrito" de Bancaja y de la CAM, el hecho es que ninguno de los consejos de administración de ambas entidades ha aprobado todavía su participación en Concesiones Aeroportuarias. Así, la empresa tiene pendiente de cumplir una de las cláusulas de su contrato, que exigía que la financiación estuviera clara antes del 1 de junio. La adjudicataria ha ido demorando la fecha de entrega de su plan de financiación, sobre todo pendiente de la entrada de las cajas como socios financieros. En cualquier caso, Fabra quiso dejar claro que la financiación del aeropuerto está garantizada.

Otra de las condiciones que pondrán los consejeros socialistas en Bancaja y en la CAM será la exigencia de "transparencia" en la operación. El portavoz del grupo socialista en el Diputación de Castellón, Enrique Navarro, ya planteó su sospecha de la existencia de "compensaciones inmobiliarias en otros proyectos de la provincia a cambio de entrar en el aeropuerto". Ayer, Carlos Fabra aseguró que la UTE "no se lo ha quedado (el proyecto) por compensaciones, sino porque fue la única empresa que se presentó y, por lo tanto, la única a la que se lo podíamos adjudicar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004