Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Nigel Nicolson, escritor y editor

Nigel Nicolson, editor, biógrafo, político frustrado, noble de alcurnia y tímido de nacimiento, europeo y políglota, marcado por la personalidad absorbente y excéntrica de sus padres, murió el jueves 23 de septiembre en la mansión familiar del castillo de Sissinghurst, al sur de Londres.

Su gran éxito editorial fue la publicación de la edición británica de la entonces escandalosa Lolita, de Vladímir Nabokov, en 1959. Pero su gran aportación a la literatura fueron sus escritos biográficos y en especial dos obras directamente relacionadas con sus padres: Retrato de un matrimonio (1973) y Diarios y cartas (1966-68). El primero es un brillante y estructurado testimonio de la excepcional vida conyugal de sus progenitores, el noble, diplomático, escritor y promiscuo homosexual sir Harold Nichols, y la escritora, poeta y jardinera lesbiana Vita Sackville-West, amante de Violeta Trefusis desde su juventud y de Virginia Woolf en la edad adulta.

Nigel publicó Retrato de un matrimonio tras consultar con su hermano Ben -él mismo convertido luego en bisexual- convencido de que su madre habría estado encantada de ver reflejados en el libro los "dramas, infidelidades y profundo apego emocional sobre el que acabó construyéndose la relación de Harold Nicolson y Vita Sackville-West", en palabras del desaparecido Michael de-la-Noy. Nicolson, que abandonó el Foreign Office tras 20 años de servicios diplomáticos, encadenó sus aventuras con jóvenes varones. Ella prefirió relaciones más profundas y duraderas y tuvo en Violeta Trefusis el amor de su vida. A pesar de sus vidas íntimas separadas, el matrimonio siempre mantuvo una relación profunda y amistosa y se mantuvo unido hasta la muerte de Vita, en 1962. Él moriría seis años después.

Nigel Nicolson nació en Londres en 1917, estudió primero en el elitista Eton y luego en el Balliol College (Oxford) y creció en el entorno literario de Bloomsbury, aunque nunca se consideró un miembro de esa corriente y le divertía que le presentaran como tal cuando, ya mayor, pronunciaba conferencias en Estados Unidos.

Hizo la Segunda Guerra Mundial en el cuerpo de granaderos y sus servicios en Túnez e Italia le valieron para ser nombrado miembro del Imperio Británico (MBE). Con el tiempo, la reina le galardonó con la Orden del Imperio Británico (OBE).

En 1953 se casó con Philippa Tennyson-d'Eyncourt (contra la opinión de sus padres, que la llamaban Tenniscourt) con la que tuvo dos hijos, pero no fue feliz. Se divorciaron en 1970. En 1952 había sido elegido diputado por el Partido Conservador, pero sus posiciones más izquierdistas que conservadoras le hicieron perder el escaño en 1959, cuando los militantes de su circunscripción, Bournemouth Este, le descabalgaron de la candidatura por su oposición a la invasión del canal de Suez, sus reniegos contra la pena de muerte y su apoyo a una propuesta del Parlamento para dejar de considerar la homosexualidad como una enfermedad y autorizar las relaciones homosexuales entre adultos siempre que fueran consentidas y en privado. El Gobierno acabó retirando la propuesta.

Junto a su amigo George Weidenfeld creó en 1948 la editorial Weidenfeld & Nicolson, que dio su salto a la madurez empresarial con la polémica publicación de la edición británica de Lolita. El ministro del Interior se planteó durante semanas impedir la publicación, pero acabó dando su visto bueno y se vendieron 200.000 copias del libro de Nabokov. Nicolson dejó la dirección de la editorial en 1964, pero se mantuvo vinculado a ella hasta que cumplió 75 años en 1992.

Además de Retrato de un matrimonio y de Diarios y cartas, escribió varias biografías, como la de Mary Curzon (con la que ganó el premio Withbread en 1977), Virginia Woolf (2000) o Fanny Burney (2002), libros de historia, desde la campaña del conde Alexander en Túnez (1973), de la que fue testigo presencial, hasta la de Napoleón en Rusia (1985) y seis volúmenes de cartas de Virginia Woolf. En 1992 empezó a colaborar con la revista política The Spectator y en 1997 publicó una modesta autobiografía, Time of my life. Murió en la mansión familiar de Sissinghurst, donde mantenía ocho habitaciones privadas después de ceder el resto al Estado a cambio de que se ocupara de ella y del extraordinario jardín diseñado por su madre. Hay quien dice que le molestaba la presencia de los turistas y quien asegura que siempre tuvo gestos de delicadeza y cortesía para con los visitantes.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004