Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La polémica visita de Madonna a Israel

La cantante estadounidense Madonna sigue siendo una fuente de controversia durante su estancia en Israel. Visitó la medianoche del sábado en Jerusalén la tumba del místico cabalista Yehuda Ashlag, en el cementerio de Givat Shaul, donde participó en una ceremonia en la que encendió una vela en su honor. La cantante, que se ha mostrado devota de la Cábala y se encuentra en una visita de carácter espiritual en el país junto con otros 2.000 estudiantes de la mística judía para celebrar el Año Nuevo hebreo 5.765, tenía intención de visitar esa noche el Muro de las Lamentaciones, en la ciudadela antigua de Jerusalén, pero finalmente no acudió, al parecer por razones de seguridad. Según informó la prensa local, decenas de fotógrafos aguardaban a la diva. Pero la intención de no ser captada por las cámaras suscitó un incidente entre dos de sus guardias de seguridad con periodistas que intentaron fotografiarla cuando salía del hotel para cenar con su marido, Guy Ritchie, en un restaurante de la ciudad. Durante el altercado, dos fotógrafos y un agente policía que intentó separarlos resultaron heridos, y dos guardias de seguridad de la cantante acabaron en una comisaría. Madonna, que ahora se hace llamar Esther, se aloja en la suite de un hotel de Tel Aviv, cuyo precio es de 2.000 dólares diarios. Frente al mismo se han sucedido manifestaciones de muy distinto tipo. Ayer las pancartas le recriminaban su visita a un país que construye el muro de separación entre palestinos e israelíes.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004