Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Signos

Vázquez de Sola despliega sus ácidas caricaturas en un libro

El mundo de la cultura de Granada lamenta el fallecimiento del escritor y pintor Francisco Izquierdo, un autor de gran talento capaz de abarcar distintos campos. Francisco Umbral lo calificó de "genio solitario". Entrevista al escritor José Manuel Benítez Ariza, que va a publicar próximamente un poemario y un libro de relatos.

Andrés Vázquez de Sola, campogibraltareño de 1927, es una leyenda del humor gráfico español comparable a los Máximo, Peridis, Forges o El Roto. Exiliado en 1959 en París, desarrolló buena parte de su carrera en periódicos franceses hasta su regreso a España en 1975. Sus caricaturas siempre se caracterizaron, de un lado, por una inconfundible y lograda perfección técnica; por otro, por su fuerte compromiso ideológico, siempre incómodo para los poderes establecidos, así como por los singulares textos que suelen acompañarlas. Todo ello se hace patente en el último libro del autor, República o esto (Ed. Foca), en el que Vázquez de Sola reúne una impresionante galería de personajes decisivos en el siglo XX español.

"No se trata de ser un forofo republicano ni pensar en la República como en la panacea universal. Ni todas las repúblicas son absolutamente buenas ni todas las monarquías, su antítesis, totalmente abominables", asegura el dibujante, que se autoproclama anarcomunista. "Ser republicano es, simplemente, una manifestación de dignidad", añade.

La colección de Vázquez de Sola se abre así con un Alfonso XIII a lomos de un caballito de madera, sable en ristre, y se cierra con la búlgara María Grubeshieva, autora del libro Qué es lo que vi en España. Entre uno y otra, el lector encontrará retratos dulces junto a otros vehementes: un Sanjurjo con cierto aire hitleriano, un Franco cual tortuga patas arriba, un Primo de Rivera atado a la botella, un Max Aub con el mapa de España como petate, un Lorca saliendo del cañón de una pistola...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2004