_
_
_
_

El PP expulsa al concejal díscolo que mantiene al independiente Bolín como alcalde de Benalmádena

El PP anunció ayer la expulsión de sus filas del concejal popular de la localidad malagueña de Benalmádena Antonio García Santana. Este concejal es el único del grupo que mantiene al alcalde, Enrique Bolín, del Grupo Independiente de Benalmádena (GIB). Bolín cesó el 10 de agosto a los otros tres concejales del PP que estaban en el equipo de Gobierno. El presidente provincial de los populares de Málaga, Joaquín Ramírez, consideró ayer a García como "un tránsfuga".

"Se puede dar por expulsado, él dirá que el presidente no tiene competencias (para ello), pero sé donde estamos y un tránsfuga está en la calle", afirmó Ramírez, quien manifestó que "la pelota sólo está en su tejado y no tiene ya días ni minutos" al entender que "el plazo está vencido" y precisó de la expulsión que "los trámites llevaran su tiempo y la seguridad jurídica correspondiente", afirmó a Efe.

El presidente del PP precisó que el comité local del PP de Benalmádena se reunirá y "si no contesta este concejal y no depone su actitud, claramente en contra de los intereses de su partido, el comité local pedirá la apertura del expediente que el comité provincial abrirá y solicitará la expulsión inmediata".

Bolín rompió de hecho el pacto de Gobierno con el PP el 10 de agosto. Ese día tres de los cuatro concejales del PP que gobernaban con él votaron en contra de la recalificación de un terreno verde para construir un aparcamiento. "Si hacen oposición dentro del Gobierno, será mejor que estén en la oposición", manifestó Bolín. García Santana votó con el alcalde. Bolín sólo necesitaba un concejal para mantener la mayoría absoluta.

En noviembre de 2003, Bolín acordó con Ramírez que el GIB se integraría en el PP antes de 2007. El pacto preveía una única candidatura en las elecciones municipales de 2007. Ramírez destacó entonces que "el PP y el GIB ocupan el mismo espacio político". Bolín ya fue alcalde de Benalmádena por Alianza Popular en 1983 y fue expulsado del PP en 1989 tras ser detenido en Gibraltar con una pequeña dosis de droga.

Ramírez afirmó ayer que Bolín "no puede elegir a qué concejal del PP da su confianza y a quién no", que "parece no consciente de que no sacó mayoría absoluta" y que "si al final, como parece indicar, completa su mayoría y la consigue con un tránsfuga, él sabrá".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Según Ramírez, los dirigentes del PP sabían "hace tiempo que el concejal Antonio García Santana estaba muy interesado en estar en el gobierno en cualquier caso y de cualquier manera, desde un punto de vista personal, no político partidario".

Destacó que "como ejercicio de responsabilidad hemos querido mantener a toda costa un pacto que era bueno para los intereses de Benalmádena, por eso no nos hemos ocupado de esas aventurillas de Antonio García que sabíamos que se estaban produciendo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_