Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Rumí resalta que el Gobierno combatirá la inmigración irregular

"El verdadero efecto llamada es la economía sumergida", señala la secretaria de Estado

Que la política de gestión de la inmigración del nuevo Gobierno se enmarque en las tareas del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales no significa que "se vaya a producir una situación de permisividad o relajo a la hora de abordar la inmigración clandestina". La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, resaltó ayer la disposición del Gobierno a luchar contra la inmigración irregular.

Rumí intervino en el diálogo Movimientos Humanos e Integración que se celebra en el Fórum de Barcelona. Respondiendo una vez más a las críticas del PP al anuncio del Gobierno de regularizar a aquellos inmigrantes que ya trabajan ilegalmente en España, Rumí señaló que "el verdadero efecto llamada es la economía sumergida".

El Fórum ha sido escenario durante esta semana del diálogo, organizado por el Instituto de Estudios del Mediterráneo, cuyo objetivo es analizar y situar en la agenda global la cara humana de la globalización: la que protagonizan los movimientos de población. Con más de un millar de inscritos, durante el encuentro, que finaliza hoy, se han tratado aspectos como la progresiva feminización de las migraciones, las políticas de integración, el tráfico de personas, la necesidad de establecer acuerdos entre los países emisores y de acogida de flujos, la importancia que las remesas de dinero que envían los inmigrantes tienen para el sustento de sus familiares en los países de origen o la situación de vulnerabilidad que afrontan los sin papeles.

Rumí inició su intervención alertando de que la "intensidad migratoria ha desbordado a los poderes públicos" y criticó al anterior Gobierno de "perseguir más que afrontar" la situación. Rumí cargó contra los líderes del PP que han acusado al Ejecutivo socialista de promover la política de puertas abiertas, una crítica que calificó de "extravagante".

La secretaria de Estado tachó de "modelos trasnochados" tanto el "espejismo de las restricciones a ultranza" como "la irrealidad de las puertas abiertas". Rumí se mostró convencida de que lo que impulsa a los habitantes del sur a dar el salto es "la posibilidad de trabajar al margen de la realidad". "El verdadero efecto llamada es la economía sumergida", alertó.

En referencia a Marruecos, Rumí celebró el actual clima de cooperación y recordó que el próximo día 15 representantes de las dos administraciones se reunirán en Córdoba. "Queda mucho camino por recorrer, pero hemos comenzado a poner en marcha experiencias", aseguró. La secretaria de Estado adelantó que el Gobierno español ha ofrecido cooperación al marroquí en diversas cuestiones, y citó un proyecto de futura "cofinanciación de centros de acogida de menores" en territorio alauí. "Es sólo un embrión, pero es el camino adecuado".

[La Guardia Civil ha rechazado en el presente año 2004 a un total de 41.100 inmigrantes de origen subsahariano que pretendían saltar la doble valla que separa Melilla de Marruecos, 16.000 más que el conjunto de 2003, según fuentes oficiales citadas por Europa Press. Estos datos indican que la presión migratoria en el año 2004 "es una de las mayores desde que apareció este fenómeno en Melilla, a principios de la década de los noventa", según las mismas fuentes].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de septiembre de 2004