Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:BOLSAS

Semana redonda

Los mercados de valores europeos continúan disfrutando de la mejor percepción que los inversores tienen de la coyuntura. Los recientes repuntes en el precio del petróleo se han considerado como ajustes técnicos lógicos tras la fuerte corrección de la semana anterior, y los malos datos que está aportando la economía estadounidense tampoco parecen capaces de torcer la decisión de tomar posiciones a unos precios razonablemente atractivos.

La incorporación de más inversores a una orientación que comenzó con muy poco dinero se nota en la mejora de los volúmenes negociados, que continúan superando los 2.000 millones de euros en el Mercado Continuo, pero que también han hecho subir el nivel de riesgo.

El Ibex 35 recupera el nivel de los 8.000 puntos que perdió a mediados de julio, tras ganar el 0,97%, mientras que el índice general de la Bolsa de Madrid subió ayer el 0,88% y terminó en 851,51.

La contratación en el Mercado Continuo ascendió a 2.335,70 millones de euros, aunque la actividad institucional empieza a dejarse ver otra vez y ayer ascendía ya a más de 600 millones de euros.

La cifra de paro de Estados Unidos en agosto, que bajó una décima tanto por la creación de puestos de trabajo como por el creciente número de parados que han dejado de buscar un empleo, provocaba cierto desconcierto en los mercados, aunque la positiva valoración inicial de Wall Street favoreció a las bolsas europeas. París terminó subiendo el 0,90%, Francfort el 0,87% y la Bolsa de Londres el 0,71%. Pese al alza inicial, el Dow Jones cerró finalmente con una pérdida del 0,29%.

Peor consideración tuvo el índice de actividad del sector servicios del mes de agosto, que cayó 6,6 puntos y ponía de nuevo un punto de contraste con los mensajes oficiales sobre la buena marcha de la economía.

La Bolsa española consigue con la subida de ayer sumar tres semanas consecutivas de ganancias. En esta ocasión el Ibex 35 ha acumulado un avance del 2,27% y despierta ciertas expectativas a pesar de que el entorno económico no ha mejorado sustancialmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2004