Crónica:Atenas 2004 | WATERPOLO: LAS SEMIFINALES SIGUEN A TIRO
Crónica
Texto informativo con interpretación

Andreo lo para todo

España, con una gran actuación de su portero, se reencuentra como equipo ante Australia y mantiene sus esperanzas

Joan Jané, el seleccionador, lo había comentado el lunes pasado después de la dolorosa derrota ante Grecia. "Lo que ha ocurrido nos puede ayudar para el futuro", denunció; "hay que ponerse el mono de trabajo". La reflexión debió de ser seria en el vestuario porque ayer, frente a Australia, España presentó una nueva cara. Un aspecto mucho más similar al que había mostrado contra Italia en su debut. El equipo español saltó a la piscina concentrado y motivado. No le quedaba la posibilidad de especular y su victoria fue concluyente: 8-4, un resultado de gran valor estadístico y psicológico.

"Más que el gaol-average", explicó Jané, en referencia a la posibilidad de que la clasificación para los cuartos o las semifinales se decida por los goles, "lo que me ha gustado es que hemos ganado jugando muy bien. Hemos hecho lo que debíamos y recuperado el espíritu que nos hizo grandes y que es lo único que puede llevarnos a las semifinales".

84

ESPAÑA

AUSTRALIA

España: Andreo; Pedrerol, Molina (2), Hernández (2), Ballart, Gómez (2) e Iván Pérez (1) -equipo inicial-; Sánchez Toril, Dani Moro (1), Marcos, Iván Moro y Javier García.

Australia: Stanton; Franklin, Figlioli, Miller (1), McGregor, Whalan (1) y Thomas (1) -equipo inicial-; Jenkins, Neesham (1), Osadchuk, Semmens y Woods.

Árbitros: Tomic y Balfanbayev.

Centro Acuático: 3.000 espectadores.

4º CUARTO

3º CUARTO

2º CUARTO

1º CUARTO

2-1 3-1 1-1 2-1

Una gran parte de los errores que habían condenado a España ante Grecia fueron solucionados. Para empezar, se trabajó bien en la defensa. Hubo un excelente trabajo submarino para anular al boya australiano, Gavin Woods. Y en el ataque se supo aprovechar las superioridades numéricas y acertar en el lanzamiento exterior.

Por encima de todos, sin embargo, sobresalió la figura del portero, Andreo. El equipo remontó el vuelo cuando sintió guardada su portería. Andreo realizó nueve paradas, muchas de ellas de gran mérito, en momentos importantes. "Su trabajo no debe pasar por alto", insistió Jané, que le dio la titularidad ya en el Mundial de Barcelona el año pasado y sigue confiando en él frente a Jesús Rollán.

España saltó a la piscina muy motivada porque sabía que se jugaba el pase a las semifinales. Buscó una victoria que le era indispensable y, a partir de una buena concentración, procuró no caer en el juego sucio y evitar las exclusiones absurdas. La determinación del equipo fue tal que incluso logró un gol de contraataque, el que significaba el 3-1, marcado por Hernández.

Tanto el partido de ayer, ante Australia, como los dos que quedan de la primera fase, frente a Alemania y Egipto, marcarán el futuro de España en el torneo olímpico. En caso de ganar sus partidos, probablemente se clasificará primera de grupo y tendrá acceso directo a las semifinales, circunstancia que le evitaría un duro enfrentamiento de cuartos contra un rival del otro grupo (Hungría, Croacia y Serbia).

"Lo que se vio en la piscina es la distancia real que existe entre España y Australia. Hay que seguir en esta línea", concluyó Pere Robert, presidente del waterpolo español y delegado del equipo, que ayer fue expulsado de la piscina al reclamar un gol anulado por fuera de juego.

Andreo, con el balón durante un lance del encuentro.
Andreo, con el balón durante un lance del encuentro.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción