La recuperación del diálogo con el Gobierno central marca los primeros 100 días del Ejecutivo andaluz

Zarrías destaca la liquidación de la financiación autonómica y el traspaso de competencias

La recuperación del diálogo con el Gobierno estatal, que se ha materializado en la liquidación de la financiación autonómica pendiente, el traspaso de nuevas competencias y la retirada de 11 recursos, constituye uno de los aspectos más destacados de los primeros 100 días de gestión del nuevo Gobierno andaluz. El consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, aseguró ayer que en este tiempo se han recuperado "ocho años perdidos", en alusión a los Ejecutivos presididos por José María Aznar, y que se han dado pasos "firmes y decididos" hacia el cumplimiento de compromisos electorales.

Dos días antes de que se cumplan los 100 días exactos de la toma de posesión del Gobierno andaluz, el consejero Gaspar Zarrías presentó el balance de gestión de este periodo que, a su juicio, ha girado alrededor del "eje del diálogo". En este análisis, mereció una especial atención del consejero la relación con el Gobierno estatal. "Hemos recuperado ocho años perdidos", dijo en alusión al enfrentamiento institucional vivido en la anterior etapa con el PP. "El diálogo ha sustituido a la imposición", agregó antes de comentar que el PP "pagó en las urnas" por esta política y lamentar que siga "erre que erre".

De estos tres meses largos, Zarrías destacó que las nuevas relaciones con Madrid han permitido llegar a un acuerdo sobre la liquidación del sistema de financiación autonómica (2.500 millones) y del presupuesto de 2002 (más de 500 millones). Además se han traspasado varias competencias, entre las que destacó la gestión de la Confederación Hidrográfica del Sur y el Instituto Social de la Marina.

El nuevo entendimiento institucional también ha propiciado la retirada de 11 recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional o ante salas de lo contencioso. Uno de los frentes judiciales más significativos, que se ha zanjado en estos días, ha sido el de la investigación con células madre embrionarias, que la Junta de Andalucía trató de impulsar con el rechazo del Gobierno estatal. Zarrías destacó el desbloqueo de este tema, que ha permitido la elección de Granada como sede del Banco Nacional de Líneas Celulares. "De ser vilipendiados por el PP se ha pasado a que Andalucía se pueda situar a la vanguardia", indicó.

De igual modo, el consejero destacó la decisión del Tribunal Constitucional de levantar la suspensión del impuesto que grava el depósito de residuos radiactivos, que afecta a las instalaciones de Enresa en El Cabril (Córdoba), contemplado en la ley de fiscalidad ambiental, paralizada en algunos artículos tras un recurso del Gobierno estatal en la anterior legislatura.

El impulso a la reforma del Estatuto -los trabajos de la ponencia comenzarán en septiembre- también fue subrayado por Zarrías como una iniciativa de calado político, lanzada por el presidente andaluz, Manuel Chaves, antes de que diferentes dirigentes autonómicos reclamasen la reforma de sus respectivos estatutos y antes de que se plantease la reforma de la Constitución. La reforma autonómica, según Zarrías, tiene que ir acompañada de otros elementos de "mejora de la calidad democrática", que requieren diálogo con las demás fuerzas políticas.

En el plano legislativo, el titular de la Presidencia destacó que en estos primeros meses se han remitido siete leyes al Parlamento, entre las que citó la que reforma la norma de la RTVA y la elección de su director general, que pasará a depender de una mayoría cualificada de la Cámara autonómica. Zarrías anunció que en el primer Consejo de Gobierno que se celebrará a la vuelta de vacaciones, previsto para el 1 de septiembre, se aprobará la ley del Consejo Audiovisual de Andalucía.

Zarrías también aludió al diálogo con los empresarios y los sindicatos, que ha permitido iniciar los contactos para el nuevo acuerdo de concertación social y con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP).

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS