Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro de Francia supera una moción de censura

El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, superó ayer una moción de censura que sólo fue votada por los diputados socialistas, comunistas y ecologistas, 175 sobre un total de 577. La oposición de izquierda se esforzó por demostrar "la debilidad política" de un Ejecutivo que "ha sido censurado en tres oportunidades por los ciudadanos", en referencia a las tres derrotas obtenidas por la derecha en municipales, regionales y europeas. El pretexto de la moción ha sido la decisión gubernamental de hacer aprobar una ley de descentralización sirviéndose de un recurso jurídico que evita el debate en el Parlamento. Para Jean-Marc Ayrault, portavoz parlamentario socialista, "esa ley es un capricho personal" de Raffarin y "su testamento político".

Casi todos los presidentes regionales también han rechazado la iniciativa descentralizadora porque, si bien es cierto que les ofrece más competencias en materia de empleo, educación, comunicaciones, cultura y transportes, lo hace sin transferir los medios necesarios. "El Estado quiere que las regiones creen nuevos impuestos" dedujo el primer secretario del Partido Socialista, François Hollande.

Raffarin intentó acallar los rumores que le dan por cesado a partir de septiembre y se extendió sobre su compromiso "de crecimiento cero de los gastos del Estado" y afirmó que los dos ejes de la acción de su Gobierno a partir de septiembre serán "repartir mejor el crecimiento y la preparación del futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2004