Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de Babcock votará en referéndum sobre la regulación

El comité pide al Ministerio de Trabajo que retrase su decisión

El comité de empresa de la firma de bienes de equipo, Babcock, acordó ayer convocar mañana a la plantilla a un referéndum para comprobar si confía en las garantías dadas por la SEPI, y ofrece su apoyo al Expediente de Regulación de Empleo de 259 trabajadores presentado por el nuevo propietario, la austriaca ATB. Todos los sindicatos, menos CC OO, desconfían del plan industrial, y ayer pidieron al Ministerio de Trabajo que retrase dos días su decisión sobre el ERE. Las urnas se abrirán a las 5,30 de la mañana del miércoles y se cerrarán a las 17 horas.

Mientras el futuro de la empresas de bienes de equipo, Babcock, se ventilaba en el Ministerio de Trabajo, en Madrid, donde hoy concluye el plazo para aprobar el Expediente de Regulación de Empleo de 259 trabajadores de los 750 totales, en la planta, tanto CC OO como UGT celebraron sendas asambleas.

Hoy se cumplía el plazo de los diez días que se dio el Ministerio para recibir el informe preceptivo de la Inspección de Trabajo, y para ver si alguno de los interlocutores que intervienen el proceso cambiaba su postura. Tanto el Departamento de Trabajo del Gobierno vasco como el resto de los sindicatos, salvo CC OO, tenían una opinión desfavorable, y ayer se confirmó esa situación. UGT y CC OO celebraron asambleas para ver la opinión de sus afiliados, y nada cambió. Mientras CC OO la ventiló en poco más de una hora y sus afiliados dieron el apoyo al Expediente de Regulación de Empleo, los trabajadores de UGT, a pesar de coincidir con la propuesta de jubilaciones anticipadas y bajas incentivadas, decidieron mantener su posición desfavorable, por la falta de concreciones en el plan industrial.

Referéndum

"Confiamos en la palabra del presidente de la Sepi, pero si no tenemos un guión del plan industrial y de las garantías no podemos cambiar nuestra postura", declaro ayer el presidente del comité, Felipe Alonso, de UGT. Eran aproximadamente las 15 horas cuando dio esa explicación. Apenas tres horas más tarde, el comité de empresa en pleno, pero sin el concurso de CC OO, decidió trasladar a la plantilla la responsabilidad sobre la aceptación o rechazo del ERE. El propio Felipe Alonso llamó al Ministerio de Trabajo, y solicitó a su director general, Esteban Rodríguez Vera, que retrase dos días la decisión sobre el ERE. De esa manera podrá tener en cuenta en su dictamen la opinión de la totalidad de la plantilla.

Por la mañana ELA, LAB y ESK emitieron un comunicado en el que también rechazaban el expediente. A la vista de la solicitud telefónica, Rodríguez Vera les pidió que hicieran una petición por escrito, fax que ayer mismo salió del local sindical de la firma de bienes de equipo propiedad de la austriaca ATB.

El referéndum será vinculante para los sindicatos convocantes, es decir para todos menos para CC OO, porque según sostienen "el apoyo al ERE ya está decidido". Por la mañana, Comisiones Obreras de Euskadi pidió a la Dirección General de Trabajo que apruebe el expediente por entender que "es la salida más favorable para garantizar el futuro industrial de Babcock y el empleo".

En una nota dijeron que la situación ya es "límite" porque se están superando todos los plazos: "Hemos pasado casi el plazo de seis meses establecido por Bruselas y por el acuerdo firmado entre SEPI y ATB. Esto nos pone en un escenario que de no resolverse, no puede tener buenas consecuencias para nadie".

Compromisos incumplidos

Sin embargo el resto de los sindicatos discrepan. Para UGT, ELA, LAB y ESK el grupo austríaco ATB, no ha cumplido ninguno de los compromisos suscritos, ni en lo que se refiere a la transferencia de carga de trabajo de otras plantas del grupo, ni a la aportación de tecnología, ni en la presentación de avales por un importe de 100 millones de euros.

La empresa de bienes de equipo consiguió el pasado día 20 su segundo pedido desde que fuera comprada en enero por el grupo austriaco ATB. Se trata de la fabricación de elementos de una planta de gasificación en China, por un valor de 9 millones de euros, que aportará 84.000 horas de trabajo a la planta de Galindo. En junio pasado Babcock ya logró otro pedido para una planta de gasificación en ese país asiático, por importe de 11,2 millones de euros y con una carga total de 113.000 horas de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 2004