Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos ofrece a Naciones Unidas observadores para los comicios de Irak

El ministro asegura que Annan comparte su análisis sobre el Sáhara

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, confirmó ayer, en su primera entrevista con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que España está dispuesta a enviar observadores a las elecciones generales que se celebren en Irak. También informó de que el secretario le había pedido "guardias civiles, una unidad de ingenieros y una unidad militar" para Haití, demanda que el ministro dijo que puede ser atendida con el centenar aproximado de efectivos en que el Ejecutivo ha cifrado en principio su contribución.

Los conflictos del Sáhara y Oriente Próximo fueron otros temas tratados en el encuentro. Con respecto al primero, Moratinos afirmó que Annan "comparte plenamente el análisis español" y se felicita porque España y Francia hayan comenzado a dialogar sobre el asunto. También insistió en que la posición española ha cambiado únicamente por el deseo de promover una solución, pero no en los principios de la autodeterminación saharaui o de que la ONU debe dirigir el proceso.

En relación con Oriente Próximo, el ministro -que se reunió con asociaciones judías americanas- destacó que la resolución aprobada la víspera por la Asamblea General, pidiendo a Israel que cumpla el veredicto de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y demuela el muro construido en torno a territorios palestinos, "es muy importante porque reafirma el respeto a la legalidad internacional, sin el cual es imposible creer en instituciones como la ONU".

Otro interlocutor del ministro sobre este tema, ayer en Nueva York, fue el secretario general de la Liga Árabe, Amro Mussa, que fue informado también de la intención del Gobierno español de aprovechar el décimo aniversario del Proceso de Barcelona, el año próximo, para organizar un gran evento internacional en la capital catalana que reactive el diálogo euro-mediterráneo más allá de lo puramente conmemorativo.

Moratinos y los parlamentarios que le acompañan, miembros de la Comisión de Exteriores de todos los grupos menos el PNV, se entrevistaron luego con el director del Comité contra el Terrorismo (CTC) de la ONU, el embajador español Javier Rupérez, que les explicó los planes que piensa abordar en este nuevo cargo. El ministro le expuso luego a Annan que "la política exterior no pertenece al Gobierno, sino a la sociedad y debe responder al sentimiento de la ciudadanía".

Previamente, en la madrugada, Moratinos se comprometió con su colega mexicano, Luis Ernesto Derbez, a trabajar con México, Argentina, Italia, Pakistán y otros países para presentar antes de fin de año un plan de reforma del Consejo de Seguridad de la ONU.

Moratinos y Derbez se entrevistaron en Nueva York poco después de la llegada del español, y también de que fuera aprobado el ingreso de España en el Grupo de Amigos para la Reforma del Consejo de Seguridad, una iniciativa impulsada por México, que incluye a los demás países citados. El propósito de este grupo es adelantarse al panel de expertos formado por el secretario general, Kofi Annan, con el mandato de que presente su proyecto de reforma en diciembre.

Precisamente en vísperas de su primera visita a la sede de la ONU, iniciada ayer, Moratinos formuló una posición sobre la reforma del consejo que modifica la del Gobierno precedente. La nueva posición española choca, además, no sólo con la de socios europeos como Alemania, sino con la de alguno de los amigos del nuevo grupo, como México, en la medida en que pretende "exclusivamente" que se incremente el número de miembros rotatorios del órgano ejecutivo de la ONU. Mexicanos y alemanes aspiran a que se aumenten los puestos rotatorios y a ocupar alguno de los nuevos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004