Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca a dos etarras vistos en los últimos días en Castellón y Valencia

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad buscan en la costa mediterránea al supuesto miembro de ETA Aimar Altuna Ijurco, quien en compañía de otro etarra podría estar preparando atentados dentro de la denominada campaña de verano de la organización terrorista contra objetivos turísticos, según confirmaron fuentes policiales. Según informó anoche Telecinco, Altuna tiene 28 años, nació en Ibarra (Guipúzcoa) y está huido desde hace casi un año. Fuentes policiales aseguraron que "hay suficiente información sobre ellos para evitar posibles atentados".

Altuna fue identificado plenamente hace diez días tras eludir junto con su compañero -cuya identidad no fue difundida- un control policial en Castellón con documentación falsa. Posteriormente fueron detectados por las cámaras de la estación de tren de Valencia. Ambos hicieron noche en una pensión cercana a la estación y prosiguieron su marcha hacia Alicante.

Dado que el escáner de equipaje de la estación de Valencia no detectó explosivos o armas, la Comisaria General de Información baraja la hipótesis de que los terroristas estén localizando lugares en los que atentar y que de los explosivos o coches bombas se encargaría otro comando y serían transportados por otro itinerario, según la citada cadena de televisión.

La policía ha establecido controles policiales en lugares de mucho movimiento de gente y rastrea hoteles, cámpings y apartamentos. Fuentes policiales aseguraron que se han registrado varias viviendas en las que los dos supuestos etarras podrían haberse alojado.

ETA decretó el pasado 18 de febrero, en plena precampaña para las elecciones generales, un alto el fuego sólo para Cataluña. La banda terrorista precisó el pasado mayo que esa tregua no suponía que no fuera a haber atentados en Catataluña "contra enemigos muy significativos de Euskal Herria" ni que excluyera atentar en la Comunidad Valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de julio de 2004