"He crecido con lo mejor de dos mundos", afirma Marc Anthony

El cantante publica un disco de baladas

Un paso fugaz por Barcelona para dejar en el aire la sensación de que se encuentra feliz en su reencuentro con su idioma familiar, el español. Es Marc Anthony, uno de los cantantes latinos más populares en Estados Unidos, quien en su última entrega, Amar sin mentiras, guiña el ojo a la comunidad latina con un disco de baladas cantado íntegramente en castellano. "He crecido con lo mejor de dos mundos", afirma.

¿Es el nuevo trabajo un truco para afianzar su posición entre sus hermanos de sangre? "No, simplemente que me encontraba maduro para afrontar un disco así, al que no hubiera sacado todas sus posibilidades hace cuatro o cinco años", responde rápido, aún agotado tras ocho horas de vuelo oceánico.

Después de cinco álbumes orientados hacia la salsa y dos al pop, Marc Anthony, Marco Antonio Muñiz de nacimiento, dice que necesitaba un disco como Amar sin mentiras. "Llegado a este punto de mi vida sentí que era el momento para afrontar un proyecto así ya que me encontraba en el punto idóneo como persona, como padre, como amigo, como hombre y como artista. Cantar al amor lo puede hacer cualquiera, pero creo que en este disco no sólo hay tópicos sino un sentido profundo que he logrado dada mi madurez como persona". Las canciones, compuestas y producidas por Estéfano, "no surgieron de una selección entre muchas otras", señala Anthony, "sino que por primera vez sólo se compusieron las 10 que finalmente han formado el disco; trabajando con Estéfano durante año y medio hemos visto crecer poco a poco estas piezas, grabadas la mayor parte de ellas en Argentina para luego acudir a Londres a grabar la orquesta de cuerda". Anthony incluye en el álbum una chacarera, Tu amor me hace bien, grabada con los músicos de Fito Paéz.

Otro de los temas es una versión de Roberto Carlos, Amigo, una composición que, según indica Anthony, "ha formado parte de mi infancia; me crié con ella y me prometí que algún día la grabaría, es una canción perfecta, me fascina". En otra pieza, Escapémonos, hace un dueto con Jennifer López, artista con la que recientemente se ha casado y único tema tabú de la entrevista. "Mira", dice Marc Anthony a modo de explicación, "tras 24 años de carrera lo único que me queda, lo único que es de verdad mío, lo único que realmente me pertenece es mi intimidad, mi vida personal. Muchos de mis amigos famosos, la mayoría, la han perdido a cambio de la fama, y yo no quiero acabar así. A nadie le importa cuántas veces hago el amor o qué mujer me gusta, eso pertenece a mi vida personal".

En lo que no hay barreras es en su infancia, época de su vida que según Marc Anthony "explica que yo sea capaz de entender la idiosincrasia de la salsa y del pop, algo que muchos otros no pueden hacer". Según Anthony, de origen puertorriqueño y criado en el "spanish Harlem" neoyorquino, "mi papá, que era músico, me enseñó la música latina y me educó para que sintiéndola como algo mío la respetase; por el contrario, con mis amigos no podía hablar de salsa, pues con ellos mi entorno era el house o el hip-hop. Con el tiempo, viajando por el mundo, me he dado cuenta de que puedo entender cualquier música, y eso se debe a que he crecido en Nueva York en un entorno familiar latino. He crecido con lo mejor de dos mundos y ahora podría hacer hasta un disco de rock", apunta.

Lo que no haría jamás Anthony es un disco de hip-hop: "Eso no es cantar, los que hacen rap no son cantantes", afirmó para luego mostrar su respeto por el estilo "porque que no precise cantantes no significa que no sea música. El hip-hop es el mensaje de la juventud, la voz con la que cuentan sus vivencias, por eso es tan fuerte en todo el mundo". Anthony no ha sentido jamás la necesidad de dar un toque social a sus letras, "para eso ya está la CNN; mi música es evasión, es diversión".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
El cantante Marc Anthony, retratado en Barcelona.
El cantante Marc Anthony, retratado en Barcelona.JORDI ROVIRALTA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS