Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2,8 millones por el balón del fallo de Beckham en la Eurocopa

El balón con el que el centrocampista del Real Madrid David Beckham falló el penalti en los cuartos de final de la Eurocopa que enfrentaba a las selecciones de Inglaterra y Portugal, y que supuso la eliminación del equipo británico de la competición, alcanzó ayer un valor de 2,8 millones de euros en la subasta de internet que comenzó el pasado lunes.

Un aficionado gallego, Pablo Carral, decidió sacar a la venta el esférico en el portal español de la casa de subastas electrónica eBay después de que este cayera accidentalmente en sus manos cuando presenciaba la tanda final de penaltis del partido desde uno de los anfiteatros de un fondo del estadio Da Luz de Lisboa.

Aunque la subasta de internet estará abierta hasta el próximo día 22 de julio, lo cierto es que en tan sólo dos días y algunas horas, el balón ha alcanzado un precio de casi tres millones de euros. Se registraron más de 150 pujas por él hasta la tarde de ayer. Por el momento, quien se llevaría el objeto responde al apodo de jeffgriffinstudio y figura registrado como residente en el Reino Unido, según la información que aparece en la web de la empresa encargada de la subasta.

El Roteiro, fabricado en Tailandia, es el balón oficial de la Eurocopa, y lleva impresa la fecha del encuentro, el 24 de junio, y el lugar de celebración, el estadio da Luz, lo que supuestamente verifica su autenticidad.

El balón se encuentra custodiado y aguarda a su nuevo dueño encerrado en una caja fuerte. Su propietario, que en su día recibió una oferta de un diario británico que superaba los 18.000 euros, pensó que aumentaría esa suma si ofrecía el producto a través de internet. Y parece que acertó.

"Lo increíble es que la pelota llegase hasta donde nosotros estábamos, porque vimos el partido desde muy lejos de la portería", explicó Pablo Carral, de 25 años. El aficionado, también reveló que tuvo que abandonar el estadio escoltado por dos amigos para "disimular el bulto que hacía el balón en la ropa". Carral ha comentado que usará el dinero para "tapar agujeros e ir a Nueva Zelanda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 2004