La dirección del PSOE cree que el repliegue de Caballos rebaja la tensión del congreso

Chaves considera que la presión ejercida por su portavoz "es un incidente menor, ya resuelto"

La dirección del PSOE de Andalucía saludó ayer el repliegue de su portavoz parlamentario y líder de los socialistas sevillanos, José Caballos, en la pugna por el poder orgánico en el 10º Congreso Regional que se celebrará a partir de pasado mañana en Granada. Lo ocurrido es "un incidente menor ya resuelto", dijo ayer en Madrid el presidente federal y secretario general del PSOE andaluz, Manuel Chaves, sin entrar a valorar el fondo de la cuestión. El secretario de Organización, Luis Pizarro, estimó que la decisión de Caballos de frenar su pretensión de estar en la ejecutiva "rebaja la tensión del congreso", pero dicho esto recordó que el "perfil" de Caballos no entraba en el diseño que se está haciendo de la nueva ejecutiva.

Más información
Pizarro seguirá como 'número dos' reforzado con más competencias

La marcha atrás de Caballos, quien el pasado domingo se autodescartó para ocupar cualquier puesto electo en la ejecutiva -de la que es miembro nato por su condición de portavoz parlamentario-, fue vista con un alzamiento de cejas en el resto de las agrupaciones provinciales, que siguen tan desconcertadas como hace 10 días por la estrategia de presión puesta en marcha por su portavoz para, según sus propias palabras, que el PSOE de Sevilla "esté en el puente de mando" de la dirección regional. "Sevilla ya está en el puente de mando", contestó ayer Pizarro "y jamás hemos diseñado una estrategia para que no tenga el peso que le corresponde".

Aunque Caballos ha dado marcha atrás a sus pretensiones de figurar como número tres del PSOE, lo dicho y comentado días atrás -se haya o no publicado- ha dejado muchas heridas abiertas y un mar de fondo cuyas consecuencias se ignoran. Y la principal quiebra, al menos la más visible, se da entre Caballos y el secretario de Organización, Luis Pizarro, quien siempre ha tendido un manto protector sobre el portavoz parlamentario, cuya valía política es tan apreciada como poco aplaudidos los modos de ejercer su oficio.

En una conferencia de prensa convocada para presentar el 10º Congreso Regional, Pizarro no echó balones fuera sobre lo ocurrido. "Aquí no ha habido ni trampa y ni cartón. Las posiciones estaban claras desde hace dos meses respecto a la pretensión de Pepe Caballos de pertenecer a la ejecutiva. En ese diseño que está preparando el secretario general el perfil de Pepe Caballos no entraba. A partir de ahí quien ha buscado ese escenario ha sido el propio Pepe Caballos".

Sorprendidos

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En dos ocasiones, Pizarro dejó de responder la pregunta de si calificaba de "pulso" al secretario general lo ocurrido. "Nos ha sorprendido, qué quiere que les diga", contestó. E, igualmente, también dejó sin respuesta una pregunta sobre si Caballos había perdido la confianza para continuar como portavoz: "No estamos hablando de ninguna otra cuestión, sino de cómo se cierra el congreso y se abre una nueva etapa". En otras circunstancias, la respuesta de Pizarro habrían sido dos tajantes negativas, si bien destacó que el político sevillano es uno "de los pilares básicos" en la estrategia al frente del grupo parlamentario. La pregunta que se hacen algunos es si la dirección socialista va a llevar esta crisis al Parlamento, donde Caballos está al frente de las negociaciones sobre calidad democrática y sobre la reforma del Estatuto de Autonomía. "Cuando hay roces por el trabajo las cosas se van curando", pronosticaba un dirigente. "Se han roto complicidades que van a dejar huella", vaticinaba otro.

De lo que más se hablaba ayer en el PSOE es de cómo "recomponer" esta situación y de la salida que tiene pensada el secretario general, Manuel Chaves, un dirigente muy hábil a la hora de buscar los equilibrios y de componer este tipo de puzzles, lo cual suele provocar frustraciones en unos y otros.

En lo que respecta a la organización del 10º Congreso Regional, en el que participarán 570 delegados, los socialistas han programado tres foros paralelos al debate en comisión de los cuatro apartados de la ponencia marco: La violencia hacia las mujeres; El nuevo orden internacional; y La Europa de los 25, en los que esta prevista la participación del ex presidente Felipe González, la presidenta de la Internacional Socialista de Mujeres, Pia Locatelliu, el politólogo Sami Naïr; y el comisario europeo de Asuntos Europeos, Joaquín Almunia.

El secretario del PSOE de Granada, Francisco Álvarez de la Chica, presidirá el congreso.

Luis Pizarro, ayer, en un momento de la conferecia de prensa.
Luis Pizarro, ayer, en un momento de la conferecia de prensa.PÉREZ CABO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS