Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRUM DE BARCELONA | Actividades

Una exposición recoge las publicaciones que elaboran los reclusos en las cárceles catalanas

Las revistas tratan de temas de la calle y evitan los relacionados con el interior del presidio

La subdirectora de programas de rehabilitación de los Servicios Penitenciarios de la Generalitat, Montserrat García, anticipó ayer en una charla en el Speaker's Corner que, según una evaluación realizada hace poco tiempo, los internos dan "una valoración alta" a los servicios que ofrecen las prisiones. Entre éstos, destacan sobre todo los talleres de contenidos para medios de comunicación propios, a los que la feria del Fórum dedica hasta el 6 julio un estante en el que se exponen las portadas de las 18 publicaciones que se han creado en las prisiones catalanas desde 1985.

"Los medios de comunicación son formas de expresión y, por lo tanto, están muy relacionados con la libertad", indicó García. De ello dieron fe varios educadores y dinamizadores de estos centros, así como Juan Lozano, un interno que participa en la redacción de la revista A tu Grundi, del centro barcelonés de Trinitat. "Cuando me pongo a escribir tengo la mente mucho más despejada, no pienso en la rutina de la cárcel. Me gusta sobre todo la poesía, pero también hay otros aspectos muy positivos. Por ejemplo, he aprendido a manejar un ordenador y a navegar por Internet", explica.

Además de las publicaciones impresas, presentes en cada uno de los centros, se han puesto en marcha diarios digitales y talleres de radio en la Modelo y Quatre Camins.

Para elaborar los contenidos, los internos se reúnen cada mañana con el educador Roc García, quien les lleva tres diarios nacionales y baja de Internet cuatro cabeceras internacionales. La regla básica de este educador es que no se trata nunca de temas del interior del centro. "La mejor pedagogía es la normalidad, y ésta se logra hablando desde la calle y no desde dentro, porque entonces se reducen la perspectiva y el vocabulario de los participantes", asegura García. Todos los educadores coincidieron en que estos proyectos son una forma mucho más amena de llevar a cabo los programas de reinserción social. "Un día traje a clase un disco con una canción que hablaba de Emiliano Zapata. Pues bien, un chaval se interesó mucho por este personaje y redactó un reportaje de cinco páginas sobre él", señala Roc García.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004