Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Príncipes, en la fiesta de la boda del padre de doña Letizia

El enlace civil entre Jesús Ortiz y Ana Togores se celebró en marzo

Los príncipes Felipe de Borbón y Letizia Ortiz viajaron ayer a Asturias en visita privada para asistir a la fiesta familiar con la que festejaron el matrimonio el padre de la Princesa, Jesús Ortiz, y la actual esposa de éste, la periodista Ana Togores. Para ambos contrayentes se trata de segundas nupcias. La fiesta se produjo tres meses después de que se celebrase la ceremonia civil, el 18 de marzo pasado, en Madrid.

Los contrayentes decidieron entonces celebrar en la intimidad la boda y posponer el banquete del enlace hasta que los Príncipes hubiesen contraído matrimonio, el 22 de mayo, y regresasen de su viaje de novios, lo que se produjo el pasado martes.

La fiesta organizada por Jesús Ortiz y Ana Togores se celebró en los jardines de un hotel rural de Llanes, al oriente de Asturias, y reunió a 80 invitados, todos ellos familiares y amigos del matrimonio. Los Príncipes llegaron a mediodía de ayer a Llanes en un vehículo conducido por don Felipe de Borbón, procedentes del aeropuerto de Asturias.

Jesús Ortiz estuvo acompañado por las tres hijas de su primer matrimonio (Letizia, Erica y Telma); sus yernos, don Felipe y Antonio Vigo, esposo de Erica, y la hija de estos últimos, la pequeña Carla, así como por sus padres -José Luis Ortiz y la radiofonista jubilada Menchu Álvarez del Valle-, su hermana Henar, y la hija de ésta, Claudia. Por parte de Ana Togores acudieron su madre y su hija, entre otros familiares.

El hotel rural donde se celebró el almuerzo (La Arquera) tiene el mismo nombre que la casa en la que viven los abuelos paternos de la Princesa de Asturias, en la aldea de Sardeu, en el vecino municipio de Ribadesella. El propietario del establecimiento es un antiguo amigo de la familia.

En los jardines, que se extienden sobre un promontorio, y entre árboles frutales, se instaló en los últimos días una carpa para acoger a los comensales, que degustaron bajo un sol veraniego un menú típico, consistente en fabada, cordero a la estaca (asado al aire libre con fuego de leña), quesos artesanales asturianos y postres tradicionales de la región. Con los distintos platos se sirvieron sidra, vinos y espumosos. Y en la fiesta no faltó el folclor asturiano, con los sonidos de la gaita y el baile de danzas tradicionales, a cargo del grupo El Pericote de Llanes.

Tras la sobremesa, los Príncipes regresaron a Madrid, donde don Felipe portará hoy la antorcha olímpica en el último relevo de su recorrido.

La de ayer fue la tercera visita privada a Asturias de los Príncipes desde el anuncio de su compromiso matrimonial, y la primera desde que contrajeron matrimonio. El Príncipe viajó a Sardeu (Ribadesella) en diciembre para conocer a los abuelos paternos de quien entonces era su prometida, y regresó en enero para festejar su 36º cumpleaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 2004