El fiscal pide tres años a un policía por inducir a la prostitución

El tribunal de la sección tercera de la Audiencia de Valencia celebró ayer el primer día de vista de un juicio contra cuatro procesados, entre ellos un agente de la Policía Nacional adscrito a la comisaría de Quart de Poblet, por inducir a la prostitución a mujeres extranjeras en situación irregular en España. El fiscal pide para ellos tres años y seis meses de cárcel. Además, para el policía, José Vicente Carpio, pide la inhabilitación absoluta para ejercer su función pública durante nueve años.

El policía nacional y otras tres personas abrieron en 1998, al amparo de la mercantil Grupo hotelero Alimur, SL, un bar de alterne en Catarroja. Posteriormente llegaron a un acuerdo con otra empresa para la ocupación y construcción de nuevas dependencias en una parcela de la pista de Silla, consiguiendo la licencia del Ayuntamiento para la edificación a finales de aquel mismo año. La actividad era realizada por mujeres de distintas nacionalidades que de forma individual llegaban a un acuerdo económico por los servicios que prestaban y el alojamiento. En diciembre de 1998, la policía organizó en el local una redada en la que detuvo a 25 mujeres en situación irregular que ejercían la prostitución y a los cuatro propietarios. Según el relato del fiscal, el agente se encargó de captar a las mujeres haciendo valer su condición de policía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS