Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA

El Canto del Loco actúa hoy en Las Ventas con las entradas agotadas

Hablar de El Canto del Loco es hacerlo de un grupo de cuatro chavales de los que disfrutan con lo que hacen, "que es lo más importante", afirman. Madrileños convencidos, hoy (21.30) salen al ruedo de Las Ventas con las entradas agotadas desde hace días. Se sienten felices, dispuestos a divertirse y "a darlo todo" en los 76 conciertos que les quedan por delante y sin resquicio de cansancio, después de 146 actuaciones desde hace un año. Podrían haber hecho doblete en Las Ventas, pero lo han dejado para otra ocasión. "Nuestra filosofía es hacerlo todo poco a poco", explica Dani, solista del grupo.

Pero las cosas para esta banda no van despacio. En cinco años, cinco discos, dos de ellos en directo. Conciertos, viajes, premios -el último el MTV europeo al mejor grupo español 2003, en competencia con Alejandro Sanz y La Oreja de Van Gogh-, promociones... un ritmo frenético que apaciguan en Madrid. "No hay nada mejor que llegar a Madrid para recuperarse, te lo juro", confiesa Dani, la voz del grupo: "Aquí la gente es encantadora, amable". En opinión de Jandro, el batería, la gracia de Madrid está en el mestizaje de su gente: "Muy pocos son de aquí en realidad. Los padres de muchos de nosotros vinieron a trabajar, a buscar un futuro mejor. Y ése es su principal encanto, la fuerza", argumenta este "chico de barrio de Alcobendas", que disfruta en el mercado y con las hazañas de su equipo de fútbol, el Atlético de Madrid.

A la hora de tocar, ECDL carece de preferencias. Lo mismo lo hace en un auditorio ante 20.000 personas, que en una sala para 500. "Si llevamos varios conciertos con mucha gente, luego nos apetece estar en un lugar más pequeño, donde tienes al público encima", explica David, el guitarrista, que valora, como el resto del grupo la cercanía con sus seguidores. "Es una pena que en Madrid, no haya más que uno o dos sitios buenos para tocar en directo", se lamenta el grupo, que en 2002 grabó un disco en directo en la ahora amenazada Sala Caracol. "En infraestructuras musicales somos un cero patatero respecto a Europa", sentencian.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2004