Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparece un pesquero gallego con 10 tripulantes a bordo en la Costa da Morte

Los servicios de rescate, que rastrean la zona, hallaron anoche restos de un posible naufragio

Santiago de Compostela

Las peores perspectivas se cernían anoche sobre la suerte del pesquero gallego O Bahía, con diez tripulantes a bordo, que emitió una llamada automática de socorro antes de desaparecer, sobre las 20,15 de ayer, a unas seis millas de las islas Sisargas, en la Costa da Morte (A Coruña). Los servicios de rescate desplazados a la zona encontraron flotando sobre el agua lo que aparentemente eran "restos de un naufragio", incluidos algunos chalecos salvavidas, según fuentes de Salvamento Marítimo. Dos helicópteros, dos remolcadores y más de una decena de lanchas tenían previsto rastrear el área del posible naufragio durante toda la noche.

El buque 0 Bahía es un pesquero con casco de madera, de unos 20 metros de eslora y 40 toneladas de registro bruto, que regresaba a puerto después de casi tres meses faenando en el Cantábrico, cerca del País Vasco, en la costera de la anchoa. Pasadas las ocho de la tarde de ayer, el pesquero navegaba por la Costa da Morte, en la última etapa de su retorno a la base, el puerto de Cesantes, en Redondela, un municipio del extrarradio de Vigo.

No hubo ningún contacto con el barco. La alarma saltó en el Centro de Control del Tráfico Marítimo de Fisterra por la señal que envió la radiobaliza del pesquero, un dispositivo instalado en el mástil que se activa automáticamente al contacto con el agua. El aviso captado procedía de una zona muy localizada a unas 6 millas al norte de las islas Sisargas, un archipiélago próximo al pueblo de pescadores de Malpica (A Coruña).

El helicóptero Helimer Galicia se movilizó de inmediato aprovechando las últimas luces del día y, tras el primer vuelo de reconocimiento por la zona, envió noticias inquietantes. No aparecían el barco ni sus tripulantes, pero sobre las aguas se descubrieron algunos chalecos salvavidas, unas bombonas y restos del aparejo. Dos horas después, también fueron encontrados los focos que se utilizan para iluminar las artes de pesca. Aunque las condiciones meteorológicas en la zona, una de las áreas de la costa gallega con un historial de naufragios más negro, no eran las peores, la intensidad del viento del norte había crecido por la tarde y se registraba fuerte marejada con áreas de mar gruesa.

La operación de salvamento iba a continuar durante toda la noche, con dos helicópteros turnándose para peinar la zona con sus focos y los aparatos de visión infrarroja. Por el mar se habían reunido para los rastreos al menos una docena de embarcaciones, entre ellas dos remolcadores y lanchas de la Xunta de Galicia, la Guardia Civil y la Cruz Roja. "El área a cubrir tampoco es excesivamente amplia", declaró un responsable de los servicios de rescate, pesimistas sobre la suerte del barco.

Los 10 tripulantes del O Bahía son de la zona de Redondela. A bordo del pesquero también se encontraba su armador, "un marinero de toda la vida", según las informaciones que habían recibido anoche en la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores de Pontevedra. El barco tenía su base en Cesantes, un pequeño puerto de la ría de Vigo, desde que hace dos años fue adquirido a otro armador de Cambados, en la ría de Arousa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2004