Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Real prescinde de Denoueix

José Mari Amorrortu, técnico del Eibar, descartado hace dos años, sustituye al entrenador francés, que fue renovado hace seis meses

Apenas seis meses después de su extraña renovación, Raynald Denoueix ha sido destituido en la Real Sociedad, que ha contratado a José María Amarrortu, técnico del Eibar, como nuevo entrenador para dos temporadas. La situación es paradójica y no oculta una extraña pirueta en el club blanquiazul. Un rumor difundido en diciembre, en plena disputa de la Liga de Campeones, anunciando que Denoueix podría abandonar el fútbol al término de la temporada, fue la antesala de la renovación inmediata del técnico francés. Entonces la Real triunfaba en Europa (se clasificó para octavos de final) pero penaba en la Liga española, resucitando los anteriores fantasmas del descenso. Aquella polémica decisión se antojó un salvoconducto de confianza para el técnico que, una temporada antes, había devuelto la alegría y el estrellato al equipo realista. Seis meses después el salvoconducto ha su caducado y a la Real le costará 200.000 euros la rescisión de aquel extraño contrato.

Para su relevo, el club que dirige José Luis Astiazarán ha pensado en José María Amorrortu, el hombre predestinado inicialmente a ser director deportivo, cuya condición de vizcaíno, ex jugador y ex técnico del Athletic, frenó su contratación. Amorrortu recaló en el Eibar y transformó un equipo modesto y un tanto antediluviano en su fútbol en un conjunto sorprendente, vivo, rápido, que incluso ha merodeado las posiciones de ascenso en Segunda División. Todo un milagro obrado por un técnico que gusta del fútbol rápido, técnico, moderno y utiliza la educación y las buenas maneras como método de trabajo. Pero Amorrortu también tiene contrato en vigor con el Eibar, y una baja cláusula de rescisión (150.000 euros). En conclusión, a la Real Sociedad, la operación de cambio de entrenador le costará 350.000 euros.

La Real se ha puesto un límite de una semana para concluir lo que Roberto Olabe, director ténico, llama "período de reflexión". La Real ha cubierto la primera etapa: prescindir de Denoueix, el primer técnico que ha acariciado un título con la Real desde 1982. Su prestigio, sin embargo, decayó esta temporada, en cuanto la Real avistó de nuevo el descenso, del que se libró a última hora. Denoueix ha perdido peso entre la directiva y quizás en el vestuario. El presidente Astiazarán reconoció ayer que "fue una decisión difícil de tomar" aunque inmediatamente criticó, también a la plantilla "cuyo rendimiento no ha sido el esperado". Su mea culpa lo entonó en cuanto a la planificación de la plantilla: "Asumo la parte de responsabilidad que me toca en cuanto al número de efectivos de los que disponía la plantilla para hacer frente a la temporada".

La nueva apuesta tendrá que ver con la cantera y quizá por ello se haya elegido a Amorrortu para liderar el nuevo proyecto. La Real ya sabe que contará un año más con Karpin y que no contará con Aranzabal (que deja el club, con un año de contrato), ni De Pedro (una de las polémicas más pertinaces en San Sebastián), pero no sabe qué ocurrirá con Xabi Alonso, Nihat y Westerveld. Mientras tanto, el club ya ha fichado (campartiendo los derechos con el Inter) al defensa francés Brechet, poco utilizado en el club italiano, con el visto bueno del director general y del destituido entrenador.

Amorrortu, a quien en su época de jugador (en el Athletic y en el Zaragoza), sus compañeros ya le adivinaban dotes de entrenador (algo similar le ocurrió a Denoueix en el Nantes), prolonga el talante del técnico francés, a quien conoció cuando el vizcaíno dirigía la cantera de Lezama en el Athletic.

No habrá pues cambio de formas en la Real, aunque sí cambiará la apuesta. Denoueix, fiel a su estilo, se despidió con discreción, en la pagina web de la Real, afirmando que siempre llevará ese equipo en el corazón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2004