Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 25 millones de personas siguieron el enlace del príncipe Felipe en directo

La boda real convierte el 22 de mayo en el día de mayor consumo de televisión en España

Más de 25 millones de telespectadores -25.145.000- estuvieron pendientes del enlace real el sábado pasado. La cita social del año convierte además el 22 de mayo en el día de mayor consumo televisivo en toda la historia de España desde que se tiene registro de audímetros. La ceremonia (desde las 10.52, momento en que el Príncipe llegó al altar, hasta las 12.46, cuando los contrayentes abandonaron La Almudena), fue seguida mayoritariamente por La Primera con una media de 7.695.000 espectadores (58,2% de cuota de pantalla), frente a los 2.544.000 de Tele 5 y los 1.499.000 de Antena 3.

Un total de 25,14 millones de espectadores siguieron en enlace real, y dedicaron a la boda entre Felipe de Borbón y Letizia Ortiz un promedio de 94 minutos por persona. De ellos. 7.695.000 veían La Primera; 2.544.000, Tele 5, y 1.499.000, Antena 3, distribuyéndose el resto por las cadenas autonómicas, con excepción de ETB que no retransmitió la ceremonia, locales y digitales. Este evento ha sido el que más expectación televisiva ha despertado, seguido de la boda de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, que sumó 22,68 millones, y de la de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, con 21,34. Además, la boda de los Príncipes de Asturias originó un elevado consumo de televisión, con 4 horas y 52 minutos por español, lo que supone un incremento de 78 minutos respecto al sábado anterior. Se estima alrededor 1.200 millones de espectadores de todo el mundo estuvieron pendientes de la ceremonia.

El minuto de oro de la señal institucional facilitada por TVE a todas las cadenas no fue, curiosamente, la llegada -muy deslucida por el fuerte aguacero- de la novia a la catedral de la Almudena, ni el instante en que la pareja se dio el "sí, quiero", sino la salida de los contrayentes del templo, a las 12.45. A esa hora veían la televisión 13.527.000 personas (casi exactamente uno de cada tres españoles). Por el contrario, la entrada de la infanta Cristina a la catedral de Barcelona acompañada de su padre, el rey Juan Carlos, sí fue el momento que más espectadores concentró ante la pantalla: 11.119.000 (59,5% de cuota).

TVE dominó significativamente en la franja matinal. Su especial boda real fue lo más visto del día, con una media de 5.748.000 personas (55,1% de cuota). A continuación, se sitúan las emisiones de Tele 5, con 2.044.000 seguidores (17%) y de Antena 3, con 1.461.000 (14% de cuota). Respecto a los informativos, el Telediario

1, con 5.014.000 (35,9%), se convirtió en el segundo espacio que más interés suscitó. Antena 3 Noticias 1 enganchó tan sólo a 3.100.000 personas (21,2%), e Informativos Tele 5 14.30, a medio millón menos (18,2%).

Tele 5, por su parte, ganó la batalla en la franja horaria nocturna. Fue la opción preferida, con un 27,3% de cuota media. El especial de Salsa rosa congregó un 31,9% de cuota media, casi el doble que los programas de sus competidores: una edición monográfica de Informe semanal en La Primera (16,7% de cuota) y el largometraje ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, en Antena 3, también con un 16,7%. Pero el cómputo total del día fue para TVE-1 con un índice del 34,1% (más de la tercera parte del total diario) frente al 21,8% de Tele 5 y el 17,2% Antena 3. El conjunto de las autonómicas alcanzó, sobre el territorio nacional, un 13,5%, y La 2, que ofreció una programación alternativa, un 4,5%.

Críticas a Montemayor

Javier Montemayor, el máximo responsable de TVE de la retransmisión de la boda, aseguró el sábado pasado sentirse "cansado y satisfecho" una vez finalizado el trabajo, pero consideró que "siempre habrá críticas porque nunca llueve a gusto de todos". Montemayor señaló que "la gente no entiende que una señal institucional tiene que ser una producción totalmente equilibrada, que sirva para cualquier organismo público o privado". Asimismo afirmó que a pesar de que la lluvia deslució "bastante" la entrada de la novia, la transmisión de la ceremonia demostró que la catedral es muy "telegénica". Las principales críticas han sido por falta de imágenes cuando la novia bajaba del coche, primeros planos al entrar en la catedral y más detalles de vestido. También se ha echado de menos un número mayor de primeros planos de los invitados. El realizador explicó que si no ofreció detalles de la Comunión fue porque "es un momento tan íntimo que hay que protegerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2004