Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | Liga ACB

Batacazo del Pamesa

Un gran Unicaja deja al cuadro de Olmos sin Euroliga y en crisis

Gran éxito del Unicaja y batacazo tremendo del Pamesa, todo resumido en un encuentro cardíaco, lleno de tensión por lo que estaba en juego. No sólo el pase a las semifinales de la Liga ACB, sino, por encima de eso, la participación en la Euroliga. El equipo de Scariolo se ganó el billete cuando muy pocos apostaban por él y el de Olmos firmó su defunción en su casa cuando ya saboreaba la golosina.

La derrota del Pamesa es un varapalo enorme para los Oberto, Tomasevic, Abbio y Rigaudeau; para un club, y un presidente, Juan Roig, que ha hecho una gran inversión económica, y para una afición que ha de asimilar el paso atrás en las aspiraciones de grandeza de la entidad. La cara es para el Unicaja, justo y claro vencedor. En una serie en la que sólo había victorias locales, el equipo malagueño conquistó la Fonteta por pura fe en sí mismo. No dejó de creer nunca en el triunfo mientras que el Pamesa no pensó nunca que se le escaparía -llegó a dominar por 50-37-. Ésa fue la clave.

PAMESA 68 - UNICAJA MÁLAGA 87

Pamesa Valencia: Pack (10), Rigaudeau (3), Paraíso (4), Oberto (19), Tomasevic (10) -equipo inicial-; Montecchia (12), Víctor Luengo (2), Kammerichs (4) y Dikoudis (4).

Unicaja Málaga: Bullock (23), Sonko (6), Herrmann (3), Lewis (20), Kornegay (14) -equipo inicial-; Cabezas (6), Berni (13), Gabriel y Giannoulis (2).

Parciales: 23-18, 19-14, 12-20 y 14-35.

Árbitros: Amorós, Maza y García. Eliminaron por faltas personales a Paraíso, Oberto y Dikoudis.

8.900 espectadores en el Pabellón de la Font de Sant Lluís.

MÁS INFORMACIÓN

Scariolo dispuso a sus jugadores en una defensa en zona y mantuvo la táctica hasta el último segundo. Fue poco a poco minando los recursos ofensivos del Pamesa, jugando con sus nervios. Antes, sin embargo, el equipo valenciano golpeó primero. Con el dinamismo de Pack y la rápida circulación del balón en las posiciones interiores, el Pamesa tomó las riendas y añadió un par de triples de Montecchia y Rigaudeau. Era el final del tercer cuarto, el momento decisivo. El Pamesa se sabía vencedor. Pero el Unicaja no bajó los brazos. Siguió insistiendo con su defensa en zona y se puso en manos de Bullock y de un grandioso Lewis.

Además de buen tiro a distancia, el Unicaja entró en el cuerpo a cuerpo. El agujero se redujo hasta invertirse (57-62) y el pánico se desató en el Pamesa. Estaba aturdido, y, de repente, atacar se convirtió en un suplicio. No había huecos, todo estaba tapado, y el Unicaja aprovechó el aturdimiento local para asestarle el golpe de gracia.

La victoria malagueña abre una crisis en el Pamesa. El club reconoció el "fracaso" de verse desterrado a la Copa ULEB, una competición diminuta para Oberto, Tomasevic o Rigaudeau, cuyo futuro está en el aire.

"Tengo la conciencia tranquila. Lo he dado todo por este club, pero sí, es un fracaso y una decepción personal. No hemos cumplido los objetivos", reconoció el entrenador del Pamesa, Paco Olmos. Su continuidad es más que dudosa. "Intocable sólo es el presidente", afirmó el director general, Lluís Muñoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004