Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Técnicas en olvido

Carlos Barrantes (Madrid, 1960) es un fotógrafo -un artesano del laboratorio- que en la era de lo digital nada a contracorriente, y lo hace desde la divergencia de las viejas técnicas que hoy día están prácticamente en desuso como son las del papel salado y albúmina, la goma bicromatada, cianotipias o las transferencias de color. Siguiendo su trayectoria ahora muestra 22 copias realizadas por el antiguo proceso de la planotipia, en formato 60×80 (la planotipia es un procedimiento histórico de impresión utilizado para la realización de grabados únicos, cuyas copias en papel han sido previamente sensibilizadas con una solución química de sal férrica; después son expuestas a la luz solar para su reproducción visual, más tarde, los pliegos expuestos se revelan en una solución de sal de platino [es una técnica de las consideradas en el rango fotográfico como "noble" y además es muy costosa tanto temporalmente por su laboriosidad como por el coste de los materiales necesarios para su ejecución]). Pero independientemente de su forma de hacer, de sus métodos alquímicos, Barrantes nos introduce en un universo de fantasías a través del paisaje del mar como telón de fondo; analiza el incierto terreno de la realidad mágica, situando la cámara a ras del suelo, dándonos una visión singular de los altibajos de unas sombras que nos llevan desde lo minúsculo al infinito de la materia.

CARLOS BARRANTES

'Más allá del horizonte'

Kowasa Gallery. Mallorca, 235

Barcelona. Hasta el 30 de junio

Más allá de la materia es una historia en imágenes que nos conduce a un viaje interior, casi místico. La propuesta de esta colección parte del concepto de la búsqueda de "esa línea inexistente, frontera entre nuestra existencia y lo ilusorio. De un viaje al exterior en busca de nosotros mismos, donde no importa el destino sino lo sentido. Un lugar en el cual la suavidad del agua se transforma en dureza pétrea y el movimiento se confunde con la calma". Este conjunto mira a la naturaleza próxima al mar proyectando el sentimiento del fotógrafo en primera persona. Está en sintonía con otra congruente realización de este mismo autor realizada el pasado año que tituló Yo soy (existe un libro publicado por Lunwerg), donde presentaba respetuosamente -en forma de fragmentos con vocación de retratos- la historia de 25 emigrantes.

Es una excelente propuesta incluida en la presente edición de la Primavera Fotográfica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS