Tribuna:FÚTBOL | Sexto título del Valencia
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los infalibles y el 'diez'

Podemos ver 100 vídeos de Ayala y Pellegrino sin verles cometer ni un solo error táctico de esos que eliminaron al Deportivo de la Liga de Campeones, o al Villarreal de la Copa de la UEFA. Los dos centrales son responsables de gran parte de la capacidad del Valencia para gobernar los partidos. Pero no quiero pasar por alto el valor de Aimar. Porque cuando con el esfuerzo defensivo no alcanza, cuando no alcanza con no recibir goles, se precisa un jugador que desequilibre. Este tipo de jugadores a veces no pueden ser efectivos estadísticamente. El media punta es un puesto en extinción.

Hay partidos que retratan a los equipos. El Valencia-Betis que se jugó en Mestalla hace una semana explica al Valencia en un día en que no le bastaba con dominar. Tenía que ganar. El Betis hizo un planteo para contrarrestar el centro del campo del Valencia: dejó a Alfonso en el banquillo y puso a Arzu con Benjamín y Assunçao para tener tres recuperadores. A los 20 minutos Mista estaba solo, Vicente no podía desbordar, y Rufete tampoco. Angulo ponía dinámica y Baraja no podía rematar porque el contrario había poblado la cancha. Pero si Vicente no desborda, ¿cómo hace el Valencia para meter un gol? En el minuto 20, Benítez mandó a calentar a Aimar, que estaba en el banquillo.

Más información
"Somos campeones por ser muy pesados"

Si los rivales tienen mucha concentración pueden anular a un equipo como el Valencia. Lo hicieron el Betis, el Madrid o el Murcia. Y al Valencia le quedaron dos alternativas: resolver a balón parado o con un media punta. El gol que rompió el partido contra el Murcia fue un cabezazo de Pellegrino.En el Bernabéu -lesionado Aimar- lo hizo Ayala, en un córner. Los dos tienen el valor agregado del gol.

Ayala es un central de manual. No duda. Es agresivo. Su fuerza explosiva innata lo hace enfrentarse con éxito a los delanteros más rápidos y llegar a balones imposibles. Tiene una tranquilidad enorme como último hombre y desde hace ocho años es un número fijo en las convocatorias de Argentina.

Pellegrino es el reverso de Ayala. No tiene el recurso de la fuerza explosiva pero lo compensa plenamente con la inteligencia. Tiene la capacidad táctica de estar siempre bien ubicado y dispone de altura para sacar ventaja. Pero sobre todo, Pellegrino tiene la voz de mando. Ayala ordena con su presencia, quizá porque no tiene necesidad de hablar. Pellegrino conduce con la voz.

Puedo destacar mil cosas de Pellegrino y Ayala. Pero los jugadores como Aimar son los más difíciles de anular. Están en vías de extinción y son imprescindibles. Es como el hijo infalible que hace todo a reglamento y el hijo impuntual que distingue por su talento. No hay que reprimirlo. A Pablo Aimar, que tiene sentido autocrítico y es valiente, mucho menos.

José Pekerman fue director general de las selecciones de Argentina.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS