Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IVAM recibe a su quinto responsable en 15 años

Consuelo Ciscar será la quinta persona en ocupar la dirección del IVAM. Antes que Ciscar, cuatro gestores y su gran inspirador Tomás Llorens (promotor y gestor de la idea), han convertido este centro de arte en referente internacional en sus 15 años de vida.

El proyecto original del museo, posible gracias al apoyo del entonces consejero de Cultura, el socialista Ciprià Ciscar, y del propio Llorens, comenzó a gestarse en 1984, pero no vio la luz hasta febrero de 1989, fecha de su inauguración. A su primera directora-gerente, Carmen Alborch, se atribuye la tarea de génesis de la colección de arte contemporáneo y la promoción internacional del centro, que en poco tiempo entró en los círculos más prestigiosos del arte.

Cuando en 1993 el presidente del Gobierno Felipe González situó a Carmen Alborch al frente del Ministerio de Cultura, ésta entregó el testigo de la dirección a José Francisco Yvars, un historiador del arte con el que la Generalitat, todavía gobernada por los socialistas, pretendió dar continuidad a la trayectoria de la institución desde su creación. Yvars había colaborado con el IVAM desde sus principios como comisario de alguna de sus exposiciones y, al igual que Alborch, era independiente. El ascenso del valenciano Yvars cerró formalmente la etapa de la primera y hasta ayer única directora del centro de arte valenciano.

Yvars estuvo al frente del IVAM apenas dos años y fue sustituido en agosto de 1995, tras las elecciones autonómicas de 1995, que convirtieron al político del PP Eduardo Zaplana en presidente de la Generalitat.

El nuevo consejero de Cultura, Fernando Villalonga, apostó para la dirección del museo por Juan Manuel Bonet, un conocido escritor y crítico de arte, si bien el nombre de Consuelo Ciscar ya se barajó entonces para el cargo a propuesta de Zaplana. Ciscar tuvo que conformarse entonces con la Dirección General de Bellas Artes, cargo expresamente creado para ella después que Villalonga descartara su nombre.

Bonet no era desconocido en los círculos artísticos valencianos. Era colaborador de la Sala Parpalló y miembro del Consejo Asesor del Centro Cultural de Bancaixa. La etapa de este madrileño al frente del IVAM se considera, en palabras de los críticos de arte, "un retorno al orden en términos plásticos e ideológicos".

Bonet ocupó cinco años la dirección de este centro, considerado una catapulta para sus gestores. En mayo del año 2000, la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, se llevó a Bonet a la dirección del Centro de Arte Reina Sofía, en sustitución de José Guirao. El catedrático de Historia del Arte de la Universidad del País Vasco Kosme de Barañano relevó a Bonet.

Barañano, nombrado a propuesta del ya fallecido consejero de Cultura Manuel Tarancón, llegó al IVAM tras ser subdirector del Reina Sofía con el encargo de ampliar el museo. Consuelo Ciscar, como sexta directora del centro de arte, será la responsable a partir de ahora de resolver este proyecto inconcluso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2004