Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OPINIÓN DEL LECTOR

La paciencia del demérito

Discutía con mi amigo Enrique sobre lo que podíamos los andaluces esperar en esta nueva legislatura. Intentaba adoptar una actitud positiva, pero mi amigo no paraba de tirar por tierra mis argumentos. Quería conseguir de Enrique que, al menos, hasta que transcurrieran los consabidos 100 días de pleitesía, diera una oportunidad a la paciencia.

Enrique, que no concedía a la mayoría ningún mérito propio, sino que machaconamente insistía en que aquel resultado se debía al demérito del PP, siendo como era un correligionario de la utopía, era aún más crítico con los que, en buena lid, debieran ser sus colegas de la izquierda.

"¿A quién se le ocurre en una semana improvisar una estructura organizativa que significa un cambio tan grande como el que se propone con esa Consejería AVE del ICE?". "¿Qué quieres decirme?", le repuse.

"Sí, hombre, el AVE es un tren súper rápido, la rápida Consejería esa de la Innovación, Ciencia y Empresa (ICE) no deja de ser un tren que aglutina en sus vagones competencias de otras consejerías que tienen que ver con la investigación y su desarrollo". "Bueno y eso qué tiene de malo, o es que ¿no estabas de acuerdo, en su día, con aquello de la segunda modernización?", le dije.

"Claro, pero como ocurre con el AVE, verás como éstos no te devuelven tu voto si llegan tarde al propósito de su petulante e improvisada creación". Añadió: "Estoy seguro de que entre expedientes de alevines, células madre, red de redes, ordenadores, tesis doctorales, marrones de esos de la deslocalización de la industria y otras zarandajas, nunca llegará pronto a la primera estación que tiene Andalucía, por consiguiente, la Junta, que es la de acabar con el paro".

Quise reconducir el tema y no se me ocurrió otra cosa que decirle: "Enrique, fíjate si lo van hacer bien, que al paro ya lo llaman desempleo y han montado una Consejería sólo para el Empleo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004