Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los herederos de Cambó convertirán en un hotel su casa de la Via Laietana

Los herederos de Francesc Cambó han decidido transformar en un hotel la histórica casa familiar noucentista de la Via Laietana de Barcelona, edificio que mandó construir la familia del que fue líder de la Lliga y ministro de Fomento y Hacienda entre 1918 y 1921. Es una casa de ocho pisos catalogada como bien de interés local. La familia ya ha solicitado licencia de obras para convertir la casa en un hotel de cuatro estrellas, según fuentes municipales.

La mayor parte del edificio está ocupada por oficinas en alquiler y hay una parte reservada a vivienda familiar, incluido el jardín del ático, de más de 1.000 metros cuadrados. La propiedad ya ha planteado la transformación a los inquilinos, según fuentes financieras. Fuentes de la familia confirmaron el proyecto y se limitaron a afirmar está pendiente de ultimar acuerdos con algunos afectados.

Los herederos directos de Francesc Cambó son su hija Helena y el esposo de ésta, Ramon Guardans. Según las fuentes consultadas, la familia piensa en Pau Guardans, hijo de los anteriores, para sacar adelante el proyecto, ya que tiene experiencia de gestión en el sector por haber sido consejero delegado del grupo AC Hoteles, además de director general de Industria con Josep Piqué como ministro. Otros hijos de Helena Cambó y Ramon Guardans son el candidato a eurodiputado por la coalición Galeusca Ignasi Guardans y Francesc Guardans, consejero delegado de Lauren Films.

La casa fue construida en dos fases. La primera en levantarse fue la fachada que da a la Via Laietana. La segunda fase afectó a la fachada de la calle de Mercaders. La familia encargó la casa al arquitecto Adolf Florensa, considerado una las figuras más destacadas del noucentisme arquitectónico. Florensa también fue el autor del Casal del Metge, situado en la misma Via Laietana, justo enfrente de la casa Cambó; del palacete Abadal, hoy sede del banco Fibanc, en la avenida Diagonal, y de la reforma de la sede de la Capitanía General, en el paseo de Colom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 2004