Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trío Mecano cuenta en una biografía autorizada sus triunfos y sus excesos

'La fuerza del destino', de Javier Adrados y Carlos del Amo, incluye 300 fotografías

Mecano se separó hace cinco años, pero todavía venden 200.000 discos por año en el mundo. Ana Torroja, José María y Nacho Cano, los tres componentes del grupo que marcó la historia del pop español, hablan por primera vez de las desavenencias entre los hermanos Cano, sus excesos nocturnos, en una biografía autorizada, Mecano. La fuerza del destino (La Esfera de los Libros), escrita por el promotor discográfico Javier Adrados y el periodista Carlos del Amo. El libro incluye 300 fotografías, su discografía y las letras de las canciones.

Adrados, seguidor incondicional del grupo y propietario de uno de los archivos más amplios de la banda, propuso hace año y medio al periodista de la agencia Efe Carlos del Amo la idea de abordar la historia del grupo que vendió 16 millones de discos en todo el mundo. Para arrancar, dados los continuos viajes de los tres protagonistas, elaboraron un cuestionario con 150 preguntas, las mismas para los tres. Así se zanjó también el problema de la estructura de la biografía, que se articuló en su mayor parte como una entrevista, según contaron los autores de Mecano. La fuerza del destino en la presentación del libro la pasada semana en Madrid.

Mecano nació a principios de los ochenta y, según la versión de José María Cano, que entonces hacía sus pinitos como cantautor, el arranque definitivo se produjo cuando su hermano Nacho decidió acompañarle a la guitarra y Ana Torroja -novia de José María por esa época- se prestó a hacer los coros.

Luego intervendría Miguel Ángel Arenas, El Capi -descubridor de artistas como Alaska, Pecos o Alejandro Sanz-, y el grupo tomó la forma que los lanzó. Para el nombre de la banda se jugó con palabras que tuvieran relación con el apellido de los hermanos. "La verdad es que eso me molestó", cuenta Torroja en el libro. "No obstante, como hacían las canciones, supuse que eran más importantes que yo. Lo de Mecano tampoco me gustó mucho, pero me convencieron con eso de que éramos las tres piezas de un mecano".

La composición de las canciones fue una batalla constante. En origen, los hermanos Cano acuerdan firmarlas juntos, pero ahora se sabe que su primer single, Hoy no me puedo levantar, fue obra de Nacho. "Ya viene el sol (1984) es el primer disco que se autoproducen y el primero en el que los dos hermanos dejan bien claro que graban por separado. Ana, que ha empezado a desempeñar la tarea de mediadora entre ellos, y a la vez sufre sus peleas, lo prefiere porque ve cómo los enfrentamientos se disipan", se añade en la biografía.

"Hasta entonces, todo el mundo consideraba que Nacho era lo máximo en Mecano, por su letras y su talento, mientras que José era para CBS una nulidad. La compañía intenta echarle del grupo y convertirlo en un dúo, porque Manolo Díaz, el presidente, considera el proyecto agotado".

La voz de Ana Torroja

La visión de la discográfica se desmorona cuando Hawai-Bombay o Aire se convierten en éxitos, pero aquello fue un punto de inflexión y acabó con un cambio de compañía. El siguiente disco, Entre el suelo y el

cielo, mostraría que Mecano, en realidad, estaba integrado "por dos grupos diferentes liderados por dos personalidades muy distintas y un eje común: la voz de Ana". Pese a las diferencias, los tres integrantes de Mecano siguen manteniendo ahora relaciones "cordiales".

De dinero, según la biografía, tampoco andaban mal. Una vez firmada la renovación del contrato con BMG-Ariola, se habló de mil millones de pesetas, "una cifra que superaba con creces la que CBS pagó a José Luis Perales tras haber compuesto el Marinero de luces para Isabel Pantoja".

La fama, el budismo, la afición al arte de José María, la llegada de Penélope Cruz, su excelente relación con el mundo gay y las drogas, cuentan también con un apartado en el libro. Nacho reconoce algunos excesos, pero Ana cuenta que nunca se ha puesto mucho, aunque de vez en cuando le ofrecían coca y tomaba. "Pero me di cuenta de que era peligroso y corté".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2004