Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROYECTO ESTRELLA DEL ALCALDE

Ruiz-Gallardón renuncia a terminar en 2007 el proyecto completo de reforma de la M-30

Urbanismo admite que el bloqueo de la Operación Chamartín retrasará las obras del tramo norte

Alberto Ruiz-Gallardón prometió que su proyecto electoral estrella, la reforma de la M-30, estaría concluido en marzo de 2007. Ayer, el alcalde presentó el plan de obra y reiteró esa promesa. Pero un documento de la Concejalía de Urbanismo matiza que uno de los cuatro tramos en los que se divide el proyecto, el de la zona norte, "habrá de coordinarse con la ejecución de la [obra de] prolongación del paseo de la Castellana (Operación Chamartín)", y "acomodarse a sus ritmos". La Operación Chamartín lleva años paralizada. Urbanismo admite que el tramo norte de la M-30 no estará listo en 2007.

El alcalde compareció ayer con su concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, y el director gerente de Infraestructuras, Manuel Melis, para presentar los planes de obra de las 15 actuaciones de reforma de la M-30 (ver gráfico). A partir del lunes y durante 20 días hábiles, estos proyectos estarán expuestos en la Gerencia de Urbanismo (calle de Guatemala, 13) para que asociaciones y particulares puedan consultarlos y presentar alegaciones, que el Ayuntamiento podrá incorporar o no al proyecto final.

Las obras se licitarán a finales de mayo y deben empezar, como muy tarde, tras el verano. Costarán 3.900 millones de euros (el Ayuntamiento tendrá que endeudarse durante 35 años) y supondrán el soterramiento de 15 kilómetros de vía, la mitad del trazado del anillo -aunque, de esos 15 kilómetros, sólo en un tramo de 6.000 metros, el del río Manzanares, el tráfico desaparecerá totalmente de la superficie; en el resto los coches tendrán dos alternativas: seguir por la superficie o ir por los nuevos túneles-.

Aunque la Comunidad aún no ha decidido si exime al gobierno municipal de la declaración de impacto ambiental, Ruiz-Gallardón y Martínez se mostraron ayer convencidos de que la nueva M-30 estará terminada "en este mandato". La nota de prensa elaborada por Urbanismo también marca esa fecha límite, pero añade: "No obstante, debe tenerse presente que las actuaciones del by-pass [circunvalación] norte y la conexión de éste con la A-1 habrán de coordinarse con la ejecución de la prolongación de la Castellana (Operación Chamartín). Por tanto, los plazos de ejecución de esos proyectos habrán de acomodarse al ritmo de dicha actuación urbanística".

La Operación Chamartín, una obra de enorme envergadura que deben acometer de forma conjunta Comunidad, Ayuntamiento y Gobierno central, lleva años paralizada, y cuando arranque chocará físicamente con los túneles previstos en el tramo norte, según un técnico municipal. Por eso hay que coordinar las obras. Y eso significa que una de las actuaciones emblemáticas del proyecto de la M-30, el famoso túnel de cinco kilómetros que iba a salvar los semáforos de la avenida de la Ilustración, no estará concluido en 2007. La concejalía se resiste a calcular una fecha. Por lo pronto, la edil Pilar Martínez se reunirá con representantes de las otras dos administraciones para pedir un acele-rón en la Operación Chamartín.

Este considerable obstáculo a los planes de la M-30 no se mencionó ayer en la presentación del proyecto. El equipo de ingenieros capitaneado por Manuel Melis defendió la obra porque "reducirá la siniestralidad en un 20%" -esa vía registra 600 accidentes anuales-, "mejorará los enlaces con las carreteras nacionales" y "aumentará la capacidad". Es decir, habrá más sitio para los coches y eso hará que el tráfico en el centro urbano sea "más fluido".

Las actuaciones más relevantes son las siguientes:

- Tramo norte. Un túnel de cinco kilómetros discurrirá bajo la avenida de la Ilustración para evitar los semáforos. Entre el techo del túnel y la calzada se construirá un aparcamiento con más de 1.000 plazas. Además, habrá una conexión subterránea directa con la A-1 (autovía de Burgos).

- Tramo este. Obras de mejora y nuevos enlaces para descongestionar los nudos de la Paloma (estación de Chamartín), Costa Rica, la conexión con la A-2 (autovía de Barcelona) y O'Donnell.

- Tramo sur. Un túnel gemelo del tramo norte aunque un poco más corto (cuatro kilómetros) intentará descongestionar el colapsado nudo sur, por el que pasan 300.000 vehículos diarios: los conductores que quieran cruzar del tramo este al oeste podrán ahorrarse esta trampa que registra atascos cada día. Habrá también una conexión directa entre la A-4 (autovía de Andalucía) y la glorieta de Embajadores.

- Tramo oeste. El enterramiento de seis kilómetros de M-30 que ahora tienen encajonado el río Manzanares -con la consiguiente creación de una alfombra verde desde el Campo del Moro hasta la Casa de Campo- es la apuesta más fuerte de Ruiz-Gallardón y la joya del proyecto en opinión de sus autores. Manuel Melis la presentó así: "Del tramo oeste es que ya no sé qué decirles porque se me saltan las lágrimas... Desaparecen los coches y viene un maravilloso jardín. La gente podrá abrir las ventanas en verano, podrán dormir".

Es también el tramo más polémico, y sobre su afección ambiental debe pronunciarse aún

la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Comunidad de Madrid. Aunque finalmente autoricen la obra sin declaración de impacto previa, el túnel deberá salvar dos obstáculos: bajo el estadio de fútbol Vicente Calderón no se puede construir, así que los coches seguirán circulando en superficie pero cubiertos por un techo elevado de zona verde; tampoco tiene aún el Ayuntamiento el permiso de la Dirección General de Patrimonio para excavar bajo el puente de Toledo, porque allí toparía con la zapata de cimentación del puente, que data del siglo XVIII.

Asociado a este tramo oeste figura el soterramiento de tres kilómetros de la avenida de Portugal y su ampliación con un cuarto carril para transporte público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004