La AUGC denuncia flagrantes faltas de seguridad en el traslado de presos

Admitida una querella por no avisar del peligro de contagio de un reo

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denunció ayer las condiciones de falta de recursos humanos y materiales en las que los agentes realizan las conducciones de presos desde la cárcel de Picassent a hospitales y juzgados. Según AUGC, el riesgo de fuga, tal como ocurrió en febrero con un reo en el Hospital General, es por falta de coordinación y desinformación. Uno de los casos fue denunciado y el juzgado investiga lo ocurrido.

La AUGC de Valencia denunció ayer "las condiciones de riesgo para la seguridad, la salud y la higiene en las que se están realizando en la provincia de Valencia los traslados de los presos a los juzgados y a los hospitales". Según Francisco Hernández, abogado de AUGC, "esas condiciones en las que los agentes encargados del transporte y conducción de presos y detenidos, un total de 25 que no cobran complemento, realizan su trabajo propiciaron, entre otros incidentes, la fuga de un recluso el pasado 26 de febrero del Hospital General".

Según Hernández, los traslados se realizan en autobuses viejos que no están dotados de las medidas de seguridad necesaria, con desconocimiento por parte de los agentes del tipo de presos que se trasladan y sin apoyo. Y agregó: "Entre el 90% y el 95% de los traslados que se realizan son innecesarios". A su juicio, podrían muchos ser perfectamente suprimidos dado que responden a servicios que podrían realizarse "utilizando los equipos médicos de las cárceles, que no se emplean por la carencia de facultativos especializados". Hernández cuantificó entre 60 y 70 traslados "para pequeños reconocimientos médicos o por otras cuestiones menores". Con esos datos, según AUGC, Valencia es la segunda con mayor movimiento de reclusos después de Madrid.

Descoordinación

Una de las situaciones más comunes que según los representantes de AUGC retrata el riesgo que asumen los agentes por la falta de coordinación en la información es que "los presos que acuden a los hospitales saben perfectamente cuándo y a qué hora van a ir".

A ello se añaden carencias materiales "tan básicas como realizar traslados en autobuses viejos, con celdas que se abren y que son desinfectados cada 15 días, cuando se usan a diario". Hernández agregó que ello supone una vulneración de una orden ministerial de 1995, ya que los aseos de estos autobuses no están equipados con un depósito químico y los excrementos se arrojan al exterior".

La AUGC anunció ayer próximas actuaciones que transmitirán a la Dirección General de la Guardia Civil y al nuevo delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana. Entre las propuestas que barajan, la asociación pedirá la creación de una unidad específica para este servicio de traslado y conducción formado por agentes que hayan recibido cursos especializados".

También en relación con los riesgos que asumen los agentes del instituto armado, la AUGC explicó ayer que el Juzgado de Primera Instancia número dos de Picassent ha admitido a trámite una querella presentada contra el médico del centro penitenciario de Picassent, M. T. D., que no comunicó, según el letrado de la asociación, a dos agentes que trasladaban a un preso con tuberculosis, de la que uno se contagió. AUGC considera que incurrió en un delito de lesiones por negligencia profesional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS