Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de IU sanciona la lista europea con el apoyo del 68%

La Presidencia de Izquierda Unida sancionó ayer la propuesta de su coordinador general, Gaspar Llamazares, para que el dirigente del PCE andaluz Willy Meyer sea el cabeza de lista en las elecciones europeas. La idea contó con la oposición de los críticos y del sector del PCE fiel a su secretario general, Francisco Frutos. Entre abstenciones y votos negativos sumaron un 32% de los 53 dirigentes reunidos ayer. De hecho, aunque no llegó a votarse, algunos propusieron como candidato alternativo al eurodiputado Salvador Jové.

La candidatura europea, que se elaborará en coalición con ICV, está siendo utilizada por los dos bandos enfrentados en la federación para echarse los trastos a la cabeza. La reunión de ayer fue menos tormentosa que las anteriores, según varios de los asistentes, aunque Llamazares escuchó diversas críticas contra su manera de dirigir la federación. Iván Álvarez, el dirigente más cercano a Frutos, que no acudió a la reunión, le reprochó que tome todas las decisiones, incluida la de Meyer, fuera de los órganos, en reuniones con los coordinadores autonómicos que le son afines. Llamazares asumió que se equivocó en la forma de gestionar la frustrada candidatura del ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, pero culpó a los críticos de la retirada del magistrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 2004