Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La minoría del Poder Judicial lleva a Pascual Sala al Constitucional

El Consejo también elige hoy al candidato conservador Rodríguez Arribas

Los nueve miembros de la minoría del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordaron ayer proponer a Pascual Sala, magistrado del Supremo y ex presidente del CGPJ, para ser designado magistrado del Tribunal Constitucional, que también presidió. Sala obtuvo seis votos, Cándido Conde-Pumpido Tourón logró dos y José Antonio Martín Pallín, uno. Estos dos últimos son jueces de la Sala Penal del Supremo. El pleno elegirá hoy a Sala y al candidato conservador Ramón Rodríguez Arribas, también magistrado del Supremo.

Antes de proceder a la votación, los nueve integrantes de la minoría del CGPJ acordaron que los votos que se produjeran se consideraran meras opiniones de la deliberación y decidieron presentar ante la opinión pública la propuesta decidida como un acuerdo unánime, con el apoyo de los nueve reunidos.

Fuentes socialistas próximas al futuro Gobierno aseguraban ayer, antes de conocer el resultado, que el candidato de la minoría sería Conde-Pumpido. Algunos de los propios participantes en la reunión manifestaron su sorpresa por el alto número de votos obtenidos por Sala ya en la primera votación, que se consideraba de tanteo.

Durante las conversaciones previas al acuerdo de ayer, una de las consideraciones contrarias a la candidatura de Martín Pallín, de 67 años, era su elevada edad. El magistrado propuesto, gracias a la mayoría de seis de los nueve votos del sector minoritario del CGPJ, es Pascual Sala, de 68 años, actual magistrado de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Supremo y ex presidente del Supremo y del CGPJ.

El otro candidato a magistrado del Tribunal Constitucional, que elegirá hoy el pleno del órgano de gobierno de los jueces, a propuesta del sector conservador del Consejo es Ramón Rodríguez Arribas, de 70 años, también magistrado de la Sala Contencioso-Administrativa del Supremo y ex presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria y conservadora.

Dos administrativistas

La circunstancia de que los dos magistrados del Supremo a designar por el CGPJ para el Constitucional pertenezcan a la Sala de lo Contencioso-Administrativo, ha producido sorpresa entre los expertos, dada la inflación de administrativistas que se produce en el órgano máxime intérprete de la Constitución, en donde faltan, en cambio, juristas de otras disciplinas y, en concreto, sólo hay un penalista: Roberto García-Calvo.

Por otra parte, la elección de Sala produjo decepción en la asociación judicial progresista y minoritaria Jueces para la Democracia (JpD), ya que contaba con que, dado que accederá al Constitucional un veterano miembro de la APM, el otro sería uno de los dos asociados de JpD que optaban al cargo -Conde-Pumpido o Martín Pallín-, ambos jueces progresistas que han ocupado cargos directivos en JpD.

La votación fue así: votaron a Pascual Sala el vicepresidente Fernando Salinas y los vocales Luis Aguiar, Juan Carlos Campo y Ángeles García, todos ellos propuestos por el PSOE; el propuesto por IU, Félix Pantoja, y el de consenso entre el PP y el PSOE, Agustín Azparren. Otros dos vocales propuestos por el PSOE -Javier Martínez Lázaro y Montserrat Comas- votaron a Conde-Pumpido, y el vocal propuesto por CiU, Alfons López Tena, a Martín Pallín.

Una vez que el pleno del CGPJ elija hoy a Rodríguez Arribas y Sala, la renovación parcial del Constitucional -cuatro de sus 12 magistrados- se completará próximamente con la designación de dos juristas por el Gobierno socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004