Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Manzano presenta planes de dopaje firmados por médicos

El ciclista entrega en la federación recetas y productos ilegales para probar sus denuncias

Casi tres semanas después de denunciar en las páginas del diario As prácticas de dopaje en el equipo Comunitat Valenciana-Kelme, Jesús Manzano presentó por fin ayer en la federación pruebas que puedan avalar sus acusaciones. "He traído recetas y planes de medicación hechos por el cuerpo médico de Kelme en 2001, 2002 y 2003", explicó el ciclista después de comparecer ante la comisión que investiga sus denuncias.

Manzano también aportó diversos productos, como EPO, proporcionados, según él, por los doctores. "Algunos de estos planes y recetas están escritos y firmados de puño y letra por los médicos y otros no, por lo que se tendrá que hacer un peritaje caligráfico", aseguró el ciclista, muy reacio a pronunciar en público los nombres de los implicados.

De hecho, el corredor pidió a uno de los periodistas presentes en la conferencia de prensa que leyese en voz alta la firma que figuraba en una de las 11 "recetas y preparaciones de los doctores" presentadas ante la comisión, en este caso rubricada por Walter Virú, responsable médico del Kelme la temporada pasada.

Manzano también aportó ante el notario Enrique Franch, juez instructor de la comisión federativa, cerca de 13 "frascos" de diversos productos prohibidos, como "EPO, hormonas de crecimiento, insulina, cortisona o testosterona".

"Hasta el año pasado los productos te los daban con cuentagotas, aunque a veces tenías que ir tú a adquirirlos a farmacias, siempre con receta, pero como en 2003 me mandaron tantos ahora me sobraban", justificó el corredor después de insistir en que bastantes de los documentos estaban "sellados, firmados y con el número de colegiado".

Los informes médicos prescribían el consumo de pelas, como se llama en el argot ciclista a la EPO, rusas (EPO procedente de este país),

rotuladores (hormona de crecimiento) y HMG (hormona femenina).

Siempre sonriente, pese a que asegura haber recibido amenazas de muerte, y acompañado por su novia, Manzano recordó que todavía no ha contado todo lo que sabe: "Siempre se queda algo guardado por lo que pueda pasar, pero la comisión me puede volver a llamar cuando quiera, a estas alturas yo no tengo nada que esconder y tampoco me dan taquicardias".

Sin embargo, el nuevo corredor del equipo italiano Amore e Vita, siempre que la Unión Ciclista Internacional no le sancione como ha anunciado por dos años en cuanto tramite su licencia, criticó que sea la federación la que investigue sus denuncias y no el Consejo Superior de Deportes. "Creo que tendrían que investigar personas más importantes, pero hay mucha gente que quiere tapar el dopaje. Está claro que si no entras en el dopaje al año siguiente estás fuera", afirmó.

Cada vez más acostumbrado a encajar una pregunta tras otra, Manzano incluso se permitió bromear cuando se le cuestionó por las palabras de su antiguo director, Vicente Belda, que el lunes aseguró que el corredor no acusaba a nadie y que dopaje sólo era dar positivo en los controles. "Eso son cuentos de Carpanta y Sacarino. Los controles no son nada eficaces, es como cuando vas por la autopista y sabes que en tal sitio hay un radar. Entonces frenas para evitar que te quiten el carné".

Ya con las pruebas de Manzano en su poder, el secretario de la federación, Eugenio Bermúdez, confirmó que el próximo jueves la comisión anunciará los nombres de los nuevos implicados que serán llamados a declarar. Bermúdez explicó que la comisión elaborará un informe sobre las declaraciones, pero que serán el Consejo Superior de Deportes o los tribunales los encargados de evaluar la veracidad de los documentos presentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004