Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido por hacer pintadas racistas un hombre que ya fue condenado por incitar al odio

El vecino de Mataró Andrés Palomares Denia, que concurrió a las pasadas elecciones como candidato en la lista de una formación ultraderechista, fue detenido en la madrugada de ayer por segunda vez por emitir panfletos racistas. Palomares fue condenado el pasado mes de octubre por el juzgado de Mataró a un año de cárcel y una multa de 1.440 euros por incitar al odio y a la discriminación racial, y por estos mismos motivos ha sido detenido de nuevo.

Una patrulla mixta de los Mossos d'Esquadra y la Policía Local le descubrió en flagrante en la madrugada del martes al miércoles mientras enganchaba adhesivos con mensajes racistas en la calle del Sol, cerca de su domicilio en el barrio de Cerdanyola. Al detenido se le imputa también la autoría de varias pintadas y folletos racistas que han aparecido en los últimos días por la misma zona.

Se da la circunstancia de que Andrés Palomares, que no llegó a ingresar en prisión porque no tenía antecedentes penales, fue detenido también el pasado mes de enero por haber quemado 18 vehículos -15 coches y 3 motocicletas- propiedad de ciudadanos de origen magrebí.

La actividad de Andrés Palomares, que empezó a hacer pintadas y a repartir octavillas racistas en el año 1999, se había reducido después de su detención en enero. El detenido llegó a concurrir a las pasadas elecciones generales como número 6 de la lista por Barcelona de la formación ultraderechista Estado Nacional Europeo (N).

Poco después del atentado terrorista del 11 de marzo en Madrid volvieron a aparecer en el barrio de Cerdanyola pintadas, folletos y adhesivos con los mensajes "11-M moros", "11-M islam" y "moros asesinos". Las policías local y autonómica montaron un dispositivo de vigilancia que hizo posible, en la madrugada del miércoles, la detención del autor de las pintadas. Andrés Palomares Denia pasó horas después a disposición judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2004