Crítica:CANCIÓN
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Humo y voz

A la pobre Virgínia Rodrigues no la habían avisado de que viajaba a un país de fumadores irredentos. Y cuando alegó ser alérgica al humo del tabaco ya era tarde. Su presentación resultó un pequeño sufrimiento, y no sólo para ella. Doloroso oír cómo le costaba alcanzar ciertas notas. Su voz de contralto parecía, de repente, despojada de armónicos. No podía ser ésa la Virgínia Rodrigues que emocionó a Caetano Veloso o hizo escribir al crítico de The New York Times que su voz está hecha para las catedrales. Virgínia Rodrigues bebió de un vaso que debía de contener alcohol con miel o jengibre, porque mejoró notablemente su prestación. Ofreció una Mañana de carnaval espléndida, que casi la redimió de todo lo anterior. Lo más aplaudido: el solo de pandereta contra las formas rotundas de la cantante en una de las canciones de Mares profundos, disco en el que recupera los afrosambas de Baden Powell y Vinicius de Moraes y los acerca al canto lírico y la música sacra. Esta mujer tiene una buena emisión, un vibrato adecuado y un timbre bonito. Una voz monocorde, pero rica en armónicos. Sus músicos le regalaron un happy birthday instrumental y hasta sopló una velita. No todos los días se cumplen cuarenta en el escenario.

Virgínia Rodrigues

Virgínia Rodrigues (voz), Pedro Braga (guitarra), Iura Ranevsky (chelo), Raul Mascarenhas (saxo y flauta) y Ronaldo Silva (percusión). Galileo Galilei. Madrid, 31 de marzo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS