Los socialistas valencianos piden en Madrid peso en turismo, pymes, agricultura y medio ambiente

El segundo y tercer escalón del Gobierno se nombrará a partir del próximo 2 de abril

El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, pidió el pasado martes a los dirigentes del PSOE Jesús Caldera y José Blanco presencia valenciana en el segundo y tercer escalón del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Pla apostó por la promoción de valencianos en turismo, pymes, agricultura y medio ambiente. En el gabinete presidencial parece confirmada la presencia de los valencianos Pedro Solbes, como vicepresidente, y Jordi Sevilla, este último en el Ministerio de Administraciones Públicas. El ex presidente Joan Lerma se perfila como portavoz socialista en el Senado.

Pla trasladó a los responsables federales del PSOE Jesús Caldera y José Blanco la conveniencia para la Comunidad Valenciana de que los socialistas valencianos tengan influencia en carteras de claro contenido económico cuando se proceda a los nombramientos del segundo y tercer escalón. Sería el caso de la secretaría de Estado de Turismo, donde se baraja la designación del actual coordinador federal en esta materia, el valenciano Antoni Bernabé, ex director general de Turismo del último gabinete de Felipe González. De igual modo se plantea la promoción del responsable federal de pymes y diputado por Valencia, Ricard Torres, para una secretaría de Estado de pymes o de industria. También se buscaría influencia en la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, dado el trabajo que el propio Pla desarrolló la pasada legislatura en favor del Estatuto de los Autónomos.

Pla transmitió también a Madrid, según fuentes del partido, la necesidad de que hubiera valencianos en alguna dirección general en los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente. En el primer caso por la potencia del campo valenciano y en el segundo por la ejecución de un plan hidrológico alternativo en el que los valencianos llevan trabajando desde el día siguiente a las elecciones.

El líder de los socialistas valencianos también habría acordado con Caldera y Blanco que la designación de los cerca de 60 cargos con que cuenta la Administración periférica del Estado en la comunidad autónoma -Delegación del Gobierno, Agencia Tributaria, direcciones generales de Costas, delegado territorial de RTVE...- serán consensuados con el PSPV. En el caso de la televisión pública, la federación valenciana apostaría por desarrollar el centro territorial con más desconexiones para ganar en producción autóctona. Para la responsabilidad de Delegado del Gobierno se prepara una terna de nombres.

"Es todavía demasiado pronto", advierten dirigentes del partido, que apuntan al 2 de abril, fecha de constitución de las nuevas Cortes Generales, como el pistoletazo de salida para los nombramientos del segundo y tercer escalafón de la Administración.

Otros de los socialistas que pasaría a formar parte del núcleo valenciano en Madrid es el ex presidente de la Generalitat Joan Lerma, que suena para la portavocía del Grupo Socialista en el Senado. En cuanto al próximo congreso del PSOE, previsto inicialmente a principios del próximo julio, el secretario general del PSPV optaría a un puesto en la dirección federal del partido para ganar en influencia en Madrid. La dirección valenciana también baraja la celebración del congreso para antes de vacaciones.

Administraciones Públicas

Otro valenciano, Jordi Sevilla, está prácticamente confirmado como titular del Ministerio de Administraciones Públicas, salvo sorpresas de última hora.

Sevilla, secretario federal de Economía del PSOE y redactor del nuevo modelo de administraciones públicas por encargo de Rodríguez Zapatero, sería el que más posibilidades tiene de colocar en el segundo y tercer escalón del ministerio a políticos valencianos. De su departamento dependerá la Agencia de Evaluación de Políticas Públicas, un compromiso electoral de Rodríguez Zapatero para hacer más eficaz la gestión. Controlaría la eficacia de las políticas durante su aplicación y serviría para corregirlas.

Del Ministerio de Administraciones Públicas depende también las reformas estatutarias ahora encima de la mesa. Entre ellas, la modificación del Estatuto de Autonomía valenciano, tan solicitada por la federación socialista valenciana en la pasada legislatura.

La presencia de Sevilla en el Gobierno le convierte en puente entre el Ejecutivo central y la federación socialista valenciana.

Otro de los grandes baluartes del socialismo valenciano será el vicepresidente Pedro Solbes, gran conocedor de la Comunidad Valenciana, con la que no ha perdido el contacto durante su larga etapa como comisario europeo en Bruselas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50