Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANA PILAR BLANCO | 'Grafitera'

"No somos gamberros, hacemos arte que refleja a la sociedad"

Ana Pilar Blanco, (Linares, 1983) es una de las pocas grafiteras que existen en Andalucía. Siempre firma como Mond, que significa luna en alemán, porque le gusta "la combinación de letras que conforma la palabra germana". La joven jiennense participó ayer en la mesa redonda Mujeres y creatividad: otra alternativa, programada por el Instituto Andaluz de la Mujer y la Delegación de Cultura.

Pregunta. ¿Tiene muchas compañeras que también se dedican al graffiti?

Respuesta. Soy la única chica de un grupo, Labuahgs Factory, formado por 11 jóvenes de Linares. Todavía somos pocas porque tradicionalmente el graffiti se ha considerado cosas de chicos. Pero el spray no entiende de sexos. Es más, cuando he pintado en otras ciudades con otros grupos, nunca me han tratado diferente por ser mujer. Soy una más del grupo.

P. ¿Se considera una artista?

R. Lo que hacemos es arte, pero en la calle. Cada uno tiene un estilo, sus letras, sus colores, su forma de ver la vida y de plasmarla en un muro.

P. ¿Qué tienen de malo los lienzos?

R. En algunos certámenes también los hemos utilizado, pero el spray requiere una superficie más grande. Tenemos un concepto del dibujo y de la expresión que debe ser muy atractiva. Lo que hacemos tiene que llamar la atención. Es como la pintura mural.

P. Algunos piensan que lo hacen son gamberradas.

R. Son gamberros aquellos que van firmando por ahí, ensuciando las fachadas con rotuladores y spray. Pero nosotros no, hacemos arte que refleja la sociedad y sus problemas. Hay graffitis que denuncian la guerra y que hablan de paz.

P. De lo que ha hecho hasta ahora, ¿con qué se queda?

R. Con un mural hecho en la prolongación de la calle Úbeda en Linares. Es un muro rojo donde hemos plasmado el mundo del graffiti. Están las letras que tanto nos caracterizan, algún tren, un túnel...

P. ¿Por qué ese interés por las letras?

R. Es la firma de cada uno. Es el sello personal que dejas después de haber trabajado durante horas sobre una pared.

P. ¿Se imagina un museo sólo para los graffiti?

R. Sería un museo que sólo albergase fotografías de los graffiti. Para nosotros, no hay mejor museo que una calle.

P. ¿Qué es lo último que ha hecho?

R. Hace unos días, en Sevilla, pintamos en un muro blanco letras en diferentes tonos de grises que sólo rompieron algunas manchas rojas. Quedó muy bonito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 2004