Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música y pólvora adornan la 'encesa' de 'gaiates' en Castellón

Dieciocho monumentos se iluminan con 75.000 vatios de luz

Las 18 gaiates que otras tantas comisiones han preparado para las fiestas de la Magdalena de Castellón se encendieron ayer al unísono en el acto de la encesa de les gaiates. Un total de 75.000 vatios y 50 kilos de pólvora adornaron la iluminación de los monumentos. Efectos luminosos, bocanadas y candelas, al son de la música de Federico Albert, compusieron el castillo piromusical que este año precedió a la encesa.

Más ameno que otros años, el acto de esta 60 edición de las fiestas de la Magdalena fue seguido por cientos de castellonenses y presidido por la reina de las fiestas, Carmen Albert, quien, una vez encendidos todos los monumentos, los visitó uno a uno. La iluminación a un mismo tiempo de las 18 gaiates, programadas y controladas desde una mesa de control, provocó que, quizá más que nunca, los monumentos hicieran honor a su definición: "un esclat de llum, sense foc ni fum". Sin embargo, la jornada de ayer fue, sobre todo, para los niños. Durante la mañana se celebró el Pregó infantil, una cabalgata que simula la que el sábado tuvo lugar como anuncio de las fiestas. El Pregó, precedido de un desfile de los carros participantes en la muestra de vehículos engalanados, contó con la participación de grupos de baile, asociaciones, colegios y representantes de las distintas comisiones de sector. Después, la calle Rosa María Molás fue testigo de la primera jornada del décimo concurso de mascletades. El disparo de la de ayer correspondió a la pirotecnia Tomás, de Benicarló que, junto a otras seis pirotecnias procedentes de Almenara, Bélgida, Villamarxant, Real de Montroi, Turís y Godella, competirán por ganar el concurso. Por la tarde, quedó inaugurada la muestra internacional de nuevo circo en la calle, el Magdalena Circus, que celebra su séptima edición. Hoy, el principal acto del programa oficial es la Nit Màgica, un espectáculo de Xarxa Teatre durante el cual els dimonis llenan las calles de música y pólvora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de marzo de 2004