Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Coño, dijo Rajoy

Me produjo cierta ternura oír a Rajoy intercalar "coño" charlando con mi Iñaki Gabilondo. No es palabra mayor, salvo en su verdadero significado sexual que es objeto de deseo respetable y digno que comparto. Pero es "evitado en la literatura seria y la conversación decente" (en el gran dic. Corominas / Pascual). Lo que me suena mal es que el ingenuo aspirante señala a Zapatero: "Debería decir que siguiera al PP si tuviera un poco de patriotismo". Me da mucha risa imaginar a Zapatero haciendo la propaganda de Rajoy en nombre de la patria. Pero, tiemble después de haber reído (decía La Codorniz), está diciendo que Zapatero no tiene ni un poco de patriotismo. Un apátrida. O, peor, un vendepatrias, un sin-patria, decían ellos en sus generaciones anteriores. Un antiespañol. No es tierno ni da risa: sus antepasados los mataban. Y seguía Rajoy: "Hay que explicar a los electores que votar a Zapatero es dar alas a los comunistas y a los separatistas". Palabras de Franco.

No es verdad; pero no es que un aserto de la derecha, sobre todo de esta derechísima, haya de ser verdad: es que es amenazador y desintegrador de la democracia, donde los partidos comunistas, el real y los segregados, y los separatistas, son legales: y hasta la ladina Constitución los admite. Yo no soy patriota. Pero Zapatero, sí: me temo. Eso me separa de él. Lo que me aproxima es una sola cosa: que puede apartar del poder a Aznar / Rajoy y, por consiguiente, de su Franco. No soy patriota porque soy internacionalista, y creo que idiomas y fronteras y sexos y edades, juventud y vejez y todo aquello que nos fragmenta -¡pobres y ricos!- evita nuestra unidad de individuos, de personas. Queda expresado así porque no soy separatista, ni nacionalista, ni lo entiendo. Tampoco soy comunista, y lo siento. Trabajé con ellos porque era lo más eficaz contra Franco; y resultó que el único comunista era yo, y no el comité central que terminaría haciéndose de derechas. Ayudo a quien sea para que se vaya Aznar por el camino que su propia democracia ha dibujado en el informe mapa político; y el aznarismo, o la aznaridad. Bergamín, que era católico, decía a los comunistas: "Con vosotros, hasta la muerte; pero ni un paso más allá". Con Zapatero, hasta las elecciones: ni un paso más. Sobre todo si deja de gobernar por la chulada de no aceptarlo si tiene un voto menos que Rajoy. Demostraría que es un patriota. ¡Coño!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2004