El presidente del PP en Fuerteventura critica a una alcaldesa por llevar minifalda

El presidente del PP en la isla canaria de Fuerteventura, candidato al Senado, y concejal en la oposición del Ayuntamiento de La Oliva, Domingo González Arroyo, criticó ayer a la candidata de Coalición Canaria (CC) al Senado y alcaldesa de La Oliva, Claudina Morales, por acudir a la corporación en "minifalda y pantalones ajustados". Según declaró a la cadena de televisión local Teledifusión, "la corporación es otra cosa y hay que trabajar mucho, ser mucho más serio y mucho más consecuente", en vez de acudir al ayuntamiento "con minifalda y pantalones ajustados".

Apenas unas horas después de que sus declaraciones corrieran como pólvora por todos los medios informativos, y de que tanto CC como PSOE exigieran al PP en Canarias y Madrid el "cese inmediato" del popularmente conocido como El marqués de La Oliva, el propio González se apresuraba a utilizar una muletilla del tipo "doy esas palabras por no dichas", imitando al ministro de Defensa, Federico Trillo. "No he querido ofender a nadie, retiro mis palabras; la he llamado" varias veces "esta mañana para explicarle que no es cierto lo que se ha dicho y no se ha querido poner; quería aclararlo y dejar tranquilos también a mis compañeros de partido, porque soy un hombre disciplinado", declaró a la SER.

González Arroyo, de 64 años, vio cómo la joven nacionalista Claudina Morales, de 38, le arrebataba primero el acta de diputado por la isla en las elecciones de 2000 y posteriormente, en mayo pasado, la alcaldía de La Oliva, que el falso marqués ocupaba desde hacía un cuarto de siglo.

Ahora se han vuelto a ver las caras de nuevo, porque ambos se disputan el único escaño al Senado por la isla, Morales por CC y González Arroyo por el PP.

Este último dio la idea de acudir a la Armada para intimidar a los patrones de las pateras que trasladan inmigrantes desde la costa marroquí y sahariana, ha justificado su tolerancia con todas las razas porque tararea Angelitos negros, de Antonio Machín, y ya llegó a descalificar a otra candidata socialista cuando afirmó que "ninguna mujer me quitará el poder y menos una que estuviese desfondada".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS