Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FESTIVAL DE JEREZ

Fascinación de origen andaluz

Escribe el mismo Távora, acerca de este nuevo espectáculo, que es una locura, o un atrevimiento de la imaginación. Lo es, por supuesto, y antes que nada es otro producto de la marca de Távora, con su carga sensorial y barroca exacerbada hasta el límite.

Sobre la música y los cánticos medievales que Orff recreó magistralmente, Távora ha levantado su propio espectáculo sin tener en cuenta el espíritu de la obra original. Andalucía es una presencia lúcida en estas Imágenes. Toda la iconografía tan querida por el autor se halla explícita en el escenario, y sobre ella Távora construye su alegato acerca de las contradicciones patentes en este país andaluz donde la cruz y la media luna han ejercido siempre poderosas influencias.

Imágenes andaluzas para 'Carmina Burana'

Espectáculo concebido y realizado por Salvador Távora con su compañía La Cuadra, sobre la música de Carl Orff. Teatro Villamarta. Jerez de la Frontera, 2 de marzo.

Y echa mano de sus recursos habituales, que no por ello dejan de ser terriblemente efectivos. El aparataje escénico es impresionante. Es impactante siempre, espectacular, con una capacidad de fascinación que nos hace olvidar cualquier intención de análisis para aceptar lo que vemos tal como nos llega.

Y lo que vemos es Távora puro: los motivos semanasanteros, los hermosos caballos, las tocas monjiles, el incienso, los enanos imprevisibles, las banderas andaluzas... Y el cante y el baile flamencos, engarzados de manera extremadamente hábil con los terribles y hermosos cánticos goliardos de Orff. En esta ocasión la gran novedad es un coro de sopranos añadido, más la solista Alicia Murillo que tiene ocasiones de lucir el esplendor de su voz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004