Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas

Un programa enseña tolerancia a través de las artes

El colegio público sevillano Hermanos Machado es uno de los 33 centros españoles que desarrolla el programa MUS-E de la Fundación Yehudi Menuhin (Nueva York 1916- Berlín 1999). Un programa que puso en marcha el prestigioso violinista y director de orquesta para conseguir la integración de los niños más desfavorecidos. En Andalucía hay cuatro colegios de primaria que lo imparten, tres en Sevilla y uno en Málaga.

200 niños en cada centro, de seis a 11 años, siguen este programa que desde la música, la danza, el teatro, las artes marciales, el canto y las artes plásticas fomenta la tolerancia y la no violencia. "El objetivo es obtener el respeto hacia otras culturas a través de las artes. El programa se divide en nueve sesiones y este año hemos dado teatro, ahora toca artes plásticas y después vendrán las artes marciales, el tai chi", explica el director del colegio Hermanos Machado, Manuel Martínez Cabello. Es un trabajo coordinado entre los artistas que lo imparten, los profesores y la dirección del centro.

Beatriz Jurado, de 29 años, licenciada en Historia y con un ciclo formativo en Artes y Oficios, aclara: "Esto no es hacer teatro por hacer teatro o artes marciales y ya está. No interesa la especialidad en sí, sino la experiencia que fomente la creatividad, el diálogo; que vean los alumnos que hay alternativas al insulto". Jurado también imparte el programa en el colegio público Manuel Altolaguirre situado en la barriada sevillana de las Tres Mil Viviendas. "Allí la mayoría del alumnado es de etnia gitana y la situación es más complicada, el programa está dirigido a los que menos recursos tienen", explica. En el colegio Hermanos Machado sus alumnos de siete años dibujaban ayer en un papel un "pescaíto", aunque esta actividad nada tiene que ver con el dibujo. "La próxima semana construiremos un barco y tendrán que elegir una pareja para intercambiarse los peces y después entre los dos decidir hacia donde va el barco. No es papiroflexia lo que hacen, intentamos que se enfrenten a situaciones que en luego en su vida puedan recordar", explica la especialista en artes plásticas.

En la pared de la clase cuelgan varios dibujos que han pintado los alumnos después de leerles fragmentos del Libro de los abrazos, del uruguayo Eduardo Galeano, cada uno muestra una sensibilidad diferente. El programa está subvencionado por las consejerías de Cultura, Educación y Asuntos Sociales y como dice su representante autonómica, Carmen Ayuso, "intenta educar a través de las emociones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004