Análisis:BOLSAS
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Sin dirección

Las bolsas europeas deambularon ayer sin rumbo fijo al no contar con la referencia de Wall Street, por ser jornada festiva en Estados Unidos.

Los inversores europeos limitaron su actuación en los mercados a pequeños ajustes, pues ni siquiera se partía de una retirada de beneficios medianamente importante para aprovechar la caída de las cotizaciones, lo que tuvo una incidencia notable en la contratación.

El Ibex 35 terminó esta jornada con una subida del 0,33%, que le acerca de nuevo a los máximos anuales del pasado jueves, al cerrar en 8.226,50. El índice general de la Bolsa de Madrid, con una representación de sociedades más amplia, cerró con un avance del 0,25%, para quedar en 858,80.

Una de las principales consecuencias de la festividad en Estados Unidos fue el descenso en el volumen negociado, que, con 1.514,89 millones de euros, es uno de los más bajos de este año. Las operaciones institucionales aportaron más de 600 millones de euros, con lo que la actividad entre los inversores se redujo a 901,26 millones de euros.

La jornada apenas aportó noticias en las que apoyar cualquier decisión a medio plazo, lo que limitaba los movimientos al corto plazo, pero tampoco estos inversores se mostraron muy ocurrentes ante el descenso de la liquidez, una condición indispensable para su negocio.

El resto de las grandes bolsas europeas mostró comportamientos similares, aunque París aprovechó la ausencia de presiones para mejorar algunos precios en los minutos finales de la jornada. Este mercado ganó el 0,79%, mientras que Francfort subía el 0,33% y la Bolsa de Londres recuperaba la senda bajista al ceder el 0,09%.

Los comentarios del presidente del BCE sobre la situación del euro y las posibles repercusiones sobre la actividad económica fueron uno de los escasos alicientes que encontraron los inversores para mantenerse en el mercado, aunque se mantenían las lógicas reservas sobre el tinte excesivamente optimista de las declaraciones. Los inversores siguen esperando que las perspectivas de recuperación en esta primera parte del ejercicio se materialicen pronto en algún indicador económico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS