Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry gana en el Sur y Clark deja las primarias

El senador John Kerry, que aspira a ser el candidato demócrata en noviembre, demostró el martes, con sus victorias en Virginia (53%) y Tennessee (41%), que también es el preferido del Sur como la mejor opción para enfrentarse a George W. Bush. El dato es fundamental, porque un liberal del Este, como le llaman los republicanos, debe demostrar que tiene el apoyo de los suyos en el Sur antes de lanzarse a la presidencia.

John Edwards, un sureño, consiguió ser el segundo en las dos primarias, con el 27% de los votos en cada Estado, y cada vez es más grande el rótulo imaginario de candidato a la vicepresidencia que, muy a su pesar, le acompaña. Aun así, no se rinde: "Vamos a tener una campaña y una elección, no una coronación", dijo.

El ex general Wesley Clark, en cambio, tira la toalla. Su gran objetivo, después de haber ganado Oklahoma por los pelos, era repetir una victoria, y todas sus esperanzas estaban puestas en Tennessee, pero sólo consiguió un 23%. Clark convocó a la prensa por la tarde en Arkansas para anunciar su retirada de una campaña en la que entró tarde y con expectativas de ser la alternativa a Howard Dean.

Dean se mantiene

Y Dean se mantiene (consiguió el martes porcentajes mínimos, del 7% y el 4%), confiando en un milagro en Wisconsin el martes que viene. El ex gobernador de Vermont acabó el año encabezando todos los sondeos, pero su tropiezo en Iowa, la reacción que tuvo y el cambio de humor en el electorado demócrata que él había despertado le pillaron con el pie cambiado. Es Kerry, y no él, el que ha ganado 12 de las 14 primarias celebradas, porque los demócratas están decidiendo que tiene más posibilidades que cualquier otro de conseguir la victoria. A diferencia de Edwards, que no dice casi una mala palabra de sus compañeros, Dean ha vuelto a atacar a Kerry: "Es parte de la corrupta cultura política de Washington", dijo. "Un día más, un acto desesperado más de Dean", respondió un portavoz de Kerry.

Además de compararse con ventaja a Bush en cuanto al historial militar de ambos y de condenar las decisiones relacionadas con la guerra y la posguerra, Kerry ha incorporado con vigor a su discurso la crítica sobre la economía, el déficit y el empleo: "George Bush, que habla de fortaleza, [pero] ha hecho más débil a EE UU", dijo al celebrar sus victorias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de febrero de 2004