Reportaje:

DMR Consulting, para todos

Los directivos compran la compañía a Fujitsu y la reparten con el resto de empleados

Los directivos de DMR Consulting en España se han hecho con el control de la compañía, que nació hace siete años de la mano de Fujitsu. Aunque este tipo de operaciones son habituales, la de la consultora española creada por cinco antiguos profesionales de Andersen Consulting tiene un toque original: con la salida a Bolsa en mente, sus responsables han decidido compartir su participación, hoy del 54,7%, con el resto de los empleados. Además, mantienen una opción de compra ventajosa sobre dos tercios del 38,3% que ha adquirido la firma de capital-riesgo Apax Partners.

Los gestores tienen el 57,4% de la compañía, la firma de capital- riesgo Apax Partners, el 38,3%, y Financial Managers el resto

Y sin apenas coste. Fernando Francés calcula que han tenido que desembolsar un céntimo de euro por acción. "Que nadie piense que somos hermanitas de la caridad", explica, "es una generosidad inteligente", con la que se pretende motivar a la plantilla.

El cálculo tiene carácter anual y se aplica desde el primer año fiscal de la firma, que fue 1997. La plantilla ha firmado sus contratos de compra de acciones correspondientes a los años que van de 1997 a 2002 y en breve lo hará para las de 2003. El reparto continuará hasta la salida a Bolsa, para lo que aún no hay fecha. Para "evitar pelotazos" cuando llegue ese momento, los profesionales de DMR estarán obligados a renunciar a su paquete si abandonan la firma en menos de tres años y los que aguanten sólo podrán vender pasados cinco años de la compra y por partes.

El reparto no se hará por el momento sobre el 100% del capital. Los socios y gerentes -unos 300- han pagado 30 millones por el 54,7% de la empresa y aún le deben a Fujitsu otros 45 millones; Apax Partners aporta 25 millones por el 38,3%, y el 7% restante es de Financial Managers. Los directivos mantienen una opción sobre dos terceras partes del paquete de Apax, por lo que en cinco años, calcula Francés, "entre el 75% y el 80%" estará en manos de los empleados.

"Es una gente muy especial", subraya Javier Abad, de Apax Partners y ex vicepresidente de A. T. Kearney. Para invertir en el proyecto, la firma de capital-riesgo tuvo en cuenta también que DMR ha tenido un crecimiento "vertiginoso" y cuenta con una buena base de clientes. "Han sido capaces de ganar prestigio en siete años", concluye.

Aunque no lo parezca, DMR es una firma española. Toma el nombre de una firma canadiense propiedad de Fujitsu, que fue quien aportó 140 millones de las antiguas pesestas para poner en marcha un proyecto que sus fundadores tenían claro: "Nuestra obsesión era atraer a los mejores", recuerda Francés. Crearon una organización menos jerárquica que la de las grandes consultoras -hay un socio por cada 25 consultores-, donde la carrera profesional también podía ser más rápida. Superaron el primer año con una facturación de 4,5 millones de euros y 104 profesionales y, desde entonces, la firma ha tenido un crecimiento sostenido.

El último ejercicio, cerrado en marzo, DMR facturó 160 millones de euros, un 22,4% más que el anterior, frente al 1,6% que creció el mercado de consultoría tecnológica. Hoy, los cinco socios se han convertido en 60 y la filial española, que era la primera del grupo por facturación, ha abierto nueve mercados en América Latina, Austria, Alemania, Italia y Portugal.

El reto ahora es el mismo que hace siete años. En palabras de Fernando Francés, "ahora somos en el mundo lo mismo que erámos en España hace seis años: nada".

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS