Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La capital ganó el año pasado 71.200 inmigrantes y perdió 5.300 españoles

El Ayuntamiento subraya que la capital "mantiene su bienestar" gracias a los extranjeros

El año pasado, el distrito Centro perdió 1.078 habitantes de origen español -por defunción o porque se marcharon- y ganó, a cambio, 5.694 inmigrantes. En Tetuán, la relación fue de 431 españoles menos y 3.974 extranjeros más. Es decir, por cada español que perdió el distrito -entre otras cosas, a causa del crecimiento de los precios de la vivienda y por el envejecimiento de la población- llegaron diez extranjeros. En el conjunto de la capital, hoy viven 5.300 españoles menos que hace un año y la edad media roza los 42 años, pero hay 71.200 nuevos inmigrantes que, según afirma el Ayuntamiento, "garantizan el bienestar".

Las cifras están contenidas en el padrón municipal actualizado a 1 de enero de 2004, que la Dirección General de Estadística presentó ayer. La ciudad de Madrid tiene hoy 3.185.900 habitantes, casi un 2% más que en enero de 2003, y los inmigrantes (documentados o no) son 432.470, es decir, el 13,6% de la población. El número de extranjeros ha crecido en 12 meses casi un 20%, mientras que en muchos distritos la población española envejecía dramáticamente. "Y gracias a eso, a los inmigrantes jóvenes que vienen a trabajar, los madrileños pueden seguir disfrutando de su sociedad del bienestar", advirtió ayer Felipe Baselga, director gerente de Estadística.Los 3.185.900 madrileños inscritos en el padrón municipal a 1 de enero de 2004 (el 7,5% de la población de España) suponen la cifra más alta desde 1975. En ese año la capital tenía 3.228.057 habitantes, pero a partir de entonces la población empezó a caer en picado y no paró hasta 1996. En estos últimos años ha ido recuperándose poco a poco, gracias a la llegada de inmigrantes, porque la población de origen español está cada vez más envejecida: la media de edad de los madrileños roza los 42 años.

Esa evolución tan dispar de la población española y extranjera se resume en un dato: la capital perdió el año pasado, en cifras redondas, 5.300 vecinos autóctonos, al tiempo que ganaba 71.200 vecinos procedentes de otros países. O lo que es lo mismo: "Llegaron más de 70.000 personas nuevas en un año, pero el porcentaje de paro en Madrid no subió. Eso demuestra que los extranjeros son necesarios para mantener la sociedad del bienestar, que no hay población española para cubrir determinados puestos de trabajo y que la dramática caída de la natalidad de los españoles ha creado un hueco generacional que los inmigrantes vienen a llenar", explica Felipe Baselga.

No obstante, ese aumento del 19,7% en el número de extranjeros es menor que el registrado en 2003 frente a 2002 (cuando crecieron un 24%), y el Ayuntamiento prevé que en los próximos años se producirá "cierto freno" de la inmigración en Madrid.

- Centro mestizo. Uno de cada cuatro vecinos de Centro (el 27,3% de su población) ha nacido fuera de España. Y en el barrio de Sol, por ejemplo, ese porcentaje supera el 33%. En este distrito uno de cada tres niños en edad escolar es extranjero (en Sol y Embajadores, el 40% de los alumnos). El segundo distrito con más población inmigrante es Tetuán (19,6%), seguido de cerca por Carabanchel (17,4%). Por contra, los que tienen menor porcentaje de extranjeros son Vicálvaro (10,4%) y Barajas (9,5%). Hay distritos que, sin ser de los que más inmigrantes tienen, sí han registrado los mayores porcentajes de aumento: es el caso de Villaverde -con un 33% de extranjeros más que hace un año-, San Blas, Vicálvaro, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas, Barajas o Usera.

- Ecuador, Colombia, Perú. Uno de cada tres inmigrantes afincados en Madrid procede de Ecuador -en total, 143.653 personas, que viven sobre todo en Ciudad Lineal, Carabanchel, Tetuán y Centro-. Otro 10% son colombianos (44.646), y un 6% peruanos (25.536). Hay también 23.939 marroquíes, 21.308 rumanos, 16.178 dominicanos y 13.887 chinos. Después, una larga lista con más de medio centenar de nacionalidades. Viven en Madrid 31.831 ciudadanos de la UE, casi tantos como africanos (36.958).

El director gerente de Estadística señaló que se está detectando un fenómeno nuevo: las segundas inscripciones en el padrón (las que se producen cuando alguien cambia de domicilio y tiene que modificar sus datos) se han disparado entre la población inmigrante. Hace cuatro años fueron apenas 24.200, y el año pasado llegaron a 81.600. Baselga interpreta que "la población extranjera está empezando a asentarse en Madrid: cada vez son más los que encuentran una vivienda mejor, eligen dónde escolarizar a los hijos o deciden cambiar de domicilio, como hace la población autóctona".

- Jóvenes y mayores. La edad media de los madrileños es ya de 41,7 años (en 1976 era de 33,1). Y podría ser aún más alta, porque la cifra está corregida a la baja por la llegada de inmigrantes (jóvenes y en edad de trabajar en su gran mayoría). El distrito más envejecido es Chamberí, con una edad media de casi 45 años, y el más joven, Vicálvaro (37,1).

Hay un dato significativo, y es lo que los demógrafos denominan índice de juventud: el número de menores de 16 años que hay por cada 100 mayores de 65. Ese índice es, en el conjunto de la capital, de 66 niños por cada 100 jubilados; pero hay distritos como Chamberí, Salamanca, Tetuán y Centro que sólo tienen un niño por cada dos mayores de 65 años. En el otro extremo están, de nuevo, Vicálvaro (138 niños por cada 100 mayores), Barajas y Villa de Vallecas. A pesar de todo, la juventud de los extranjeros va ganando terreno: el 15% de los niños en edad escolar es hijo de inmigrantes -un 34% en Centro, un 26% en Tetuán y casi un 23% en Carabanchel-.

- El que más crece, Vicálvaro. Al margen del fuerte aumento de la población inmigrante, el crecimiento global de la población madrileña no llegó al 2% en el último año. El distrito que más vio aumentar el número de sus vecinos, Vicálvaro, triplicó esa cifra (6,5%), y también crecieron más que la media Usera (4,1%), Villaverde (4%), Centro (3,5%), Barajas y San Blas (2,9%), Arganzuela (2,3%), Moncloa-Aravaca (2,2%), Salamanca y Carabanchel (2,1%)

. El resto creció en porcentajes mínimos, y Fuencarral-El Pardo incluso perdió población (tiene hoy 35 vecinos menos que en enero de 2003).

- El precio de la vivienda 'descongestiona' el centro. El distrito Centro y gran parte del corazón de la ciudad han reducido considerablemente en los últimos 30 años su densidad de población (de 371 a 279 habitantes por hectárea), y eso está relacionado, según admite el gobierno municipal, con los altos precios de la vivienda y el deterioro de los pisos. "En el centro, donde ya no hay sitio para construir, los jóvenes se independizan y tienen que irse a la periferia porque no pueden acceder a una casa en el distrito en el que nacieron", afirmó Baselga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 2004